Programas de cultivo de marihuana medicinal están estancados a 6 meses de su aprobación

ATLANTA.- Ya han pasado seis meses desde que el gobernador firmó la ley que permitiría a las compañías cultivar y vender marihuana medicinal en Georgia, pero el programa sigue parado debido a que los políticos, incluyendo al propio gobernador, no han designado a la comisión para supervisar dicha tarea.

El vicegobernador, Geoff Duncan y el presidente de la Cámara de Representantes, David Ralston, no han explicado la falta de miembros para la Comisión de Acceso al Cannabis Medicinal de Georgia. Pero hasta que no lo hagan la ley queda efectivamente inservible.

El proyecto de ley HB324, otorgó a la comisión de siete miembros una gran supervisión sobre la operación de marihuana medicinal del estado, incluida la selección de qué empresas pueden cultivar la planta y el desarrollo de los requisitos de licencia que los minoristas deben cumplir para venderla.

Es una piedra angular de la legislación que crea una industria de marihuana nueva pero limitada en Georgia. La legislación se celebró como un hecho sin precedentes para los pacientes a quienes previamente se les permitió usar el medicamento, pero tuvieron que violar las leyes estatales y federales para comprarlo.

Una posible causa del retraso es que la creación de la comisión es algo completamente nuevo, no existen los protocolos a seguir, a diferencia de otras juntas y agencias con procedimientos integrados y miembros existentes. Los funcionarios estatales dicen que han sido inundados con solicitudes: más de 50 candidatos han participado para los puestos.

La ley también establece requisitos estrictos para los nombramientos, incluida una regla que establece que los miembros de la comisión no deben tener ninguna participación en la propiedad u otro interés financiero en una empresa productora de cannabis durante su mandato, y cinco años después de que finalice.

El retraso es un revés para los pacientes y sus familias que celebraron la aprobación de la ley con la esperanza de que podrían obtener con más facilidad el tratamiento necesario para las fuertes convulsiones, cánceres terminales, la enfermedad de Parkinson y otras enfermedades para lo que es utilizada la marihuana medicinal.