Preocupa el aumento de los casos de hepatitis A en Georgia

(TELEMUNDO ATLANTA).- El estado de Georgia está experimentando un aumento en los casos de hepatitis A con más de 24 de casos nuevos en las últimas tres semanas.

Los funcionarios de salud dicen que el brote está afectando el condado de Fulton y la ciudad de Rome en el condado de Floyd. Georgia es uno de los 18 estados que ve una gran cantidad de casos de infección hepática altamente contagiosa.

Se han contabilizado al menos 245 casos desde junio pasado. Hasta ahora, una persona en Georgia ha muerto de hepatitis A.

El Distrito de Salud del Noroeste, con sede en Rome, presenta altos niveles de contagio, dijo Cherie Drenzek, la epidemióloga estatal, con 89 de las infecciones registradas allí.  El Distrito de Salud del Noroeste está compuesto por los condados de Bartow, Catoosa, Chattooga, Dade, Floyd, Gordon, Haralson, Paulding, Polk y Walker.

El brote “es tremendamente desafiante y costoso de controlar”, dijo Drenzek. Dos tercios de los pacientes de Georgia han sido hospitalizados.

¿Qué es la hepatitis A?

La hepatitis A puede presentarse como una enfermedad leve que dura unas pocas semanas hasta una enfermedad grave que dura varios meses. Los funcionarios de salud pública está enfocando su estrategia de prevención en los usuarios de drogas, personas sin hogar y hombres que tienen sexo con hombres, diciendo que son sectores más vulnerables. Los funcionarios de salud están ofreciendo pruebas de detección y vacunación a estos grupos, así como a las personas que están encarceladas y a las que tienen VIH o enfermedad hepática crónica.

Sheila Lovett, directora del programa de inmunización, dijo que han enviado dosis adicionales de vacuna para la hepatitis A en Rome y otras áreas de alta infección.

Más del 90% de los estudiantes de Georgia han recibido una vacuna contra la hepatitis A, según los funcionarios.

El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización recomienda que los siguientes grupos se vacunen contra la hepatitis A:

  • Todos los niños de 1 año o más.
  • Hombres que tienen sexo con hombres.
  • Consumidores de drogas ilícitas (inyectables o no inyectables).
  • Miembros del hogar y contactos personales cercanos de personas con infección por hepatitis A.
  • Personas sin hogar.
  • Viajeros a países donde la hepatitis A es común.
  • Personas con enfermedad hepática crónica, incluyendo hepatitis B y / o hepatitis C.