Aprueban medicamento para tratar la depresión postparto

El nuevo tratamiento promete dar resultados de inmediato

La Administración de Alimentos y Medicinas (FDA) aprobó recientemente un nuevo medicamento que dicen surte efecto de inmediato para ayudar a las mujeres a superar la depresión postparto. 

Según sus estadísticas, en EE.UU. alrededor de 400.000 mujeres padecen los síntomas después de dar a luz y los tratamientos actuales pueden tardar meses en dar resultados positivos.

El tratamiento sólo puede ser administrado en un hospital

La FDA dio luz verde al primer tratamiento específico para mujeres que tratan el trastorno. El medicamento se llama Zulresso y es la primera droga creada específicamente para mujeres que sufren de depresión postparto. El tratamiento se administra como un líquido intravenoso en el transcurso de dos a tres días.

Los síntomas de este trastorno incluyen tristeza extrema, autolesiones e incluso pensamientos de lastimar al bebé.

Los efectos son casi inmediatos

Stephanie Hathaway fue diagnosticada con depresión postparto luego de tener a su segundo hijo, asegura que probó distintos tratamientos pero nada le daba resultados.

La desesperación la llevó a inscribirse a un estudio para probar la eficacia del nuevo medicamento., “tome una siesta y cuando desperte me sentia mucho mejor, los pensamientos depresivos fueron desapareciendo. En cuestión de un par de horas me sentía con más energía y mi apetito regresó” dijo Hathaway.

El doctor Alberto Domínguez Bali, dice que con una sola dosis en 48 horas las pacientes se sienten bien y que los efectos del mismo pueden durar varios meses.

El costo es su más grande adversidad

La compañía farmacéutica dice que el tratamiento costará entre $20,000 y $30,000 dólares. Las compañías de seguros médicos aún están calculando cuánto cubrirán del costo de este tratamiento.

El costo elevado es algo que pone ciertas dudas entre los expertos. “Yo no creo que la mayoría de la gente en EE.UU. se beneficie”, aseguró el doctor Domínguez.

La buena noticia es que se espera que en un par de años exista una versión en píldoras del tratamiento y esto pudiera reducir su costo.