Casos de sarampión en Atlanta

COBB.- Autoridades del Departamento de Salud Pública de Georgia confirmaron tres casos adicionales de sarampión en el condado de Cobb.

A principios de este mes fue reportado un caso más. En esa ocasión los funcionarios estatales de salud confirmaron que un estudiante contrajo sarampión y estuvo presente en la escuela secundaria Mabry los días 31 de octubre y el 1 de noviembre.

En los casos más recientes al menos dos de las personas contagiadas no estaban vacunadas y el historial de vacunación del tercero no estaba claro.

Estas personas pueden haber expuesto a otras personas al sarampión entre el 30 de octubre y el 13 de noviembre.

Los funcionarios están notificando a las personas que pueden haber estado en contacto con las personas enfermas ya pueden tener un mayor riesgo de desarrollar sarampión.

Los casos en el condado de Cobb posiblemente están vinculados, pero hay una investigación en curso.

En lo que va del año, se han confirmado 11 casos de sarampión en Georgia, estos son más casos que en toda la década pasada.

"Estos casos adicionales de sarampión deberían ser muy preocupantes para cualquier persona que no esté vacunada con MMR. El sarampión es una enfermedad grave, que puede provocar complicaciones peligrosas, incluso la muerte", dijo la doctora Kathleen E. Toomey, directora del Departamento de Salud Pública, "La vacuna MMR es segura y tiene un 97% de efectividad en la prevención del sarampión. Se recomienda la vacunación para las personas no solo para protegerse, sino también para proteger a las poblaciones vulnerables, como los bebés que son demasiado pequeños para ser vacunados y aquellos que no pueden ser vacunados por razones médicas."

El sarampión se propaga cuando una persona infectada tose o estornuda. Las gotas de la nariz o la boca se transportan por el aire o aterrizan en superficies donde pueden vivir durante dos horas. El sarampión es tan contagioso que si una persona lo tiene, hasta el 90% de las personas que lo rodean también se infectarán si no están vacunadas.

Los síntomas inician con fiebre alta, tos, secreción nasal y ojos rojos y llorosos. Luego aparecen erupciones en la piel dejando pequeñas manchas rojas. Comienza en la cabeza y se extiende al resto del cuerpo.