ATLANTA. - La propuesta de ley contra las represalias hacia los inquilinos por parte de administradores de apartamentos o propietarios están a punto de llegar a su fin. El proyecto de ley HB 346 fue aprobado por el Senado de Georgia y la Casa de Representantes ratificó las enmiendas que se hicieron.

Básicamente la ley le da un plazo a los arrendatarios para que solucionen los problemas de sus inquilinos en un tiempo prudencial o serían multados. Pero también, la medida exige ciertos pasos de las personas que rentan una propiedad para seguir los protocolos legales que van desde hacer las quejas o reclamos por escrito, como también, deben presentarse quejas a las alcaldías cuando se rompen los códigos municipales.

La legisladora Brenda López dice que la ley sirve "para incentivar a las personas hagan sus reclamos, porque si no hay reclamos no hay ningún tipo de queja legal que se le pueda presentar a la compañía".

La legisladora Brenda López dice estar muy positiva que esta propuesta de ley sea firmada por el gobernador Brian Kemp, "ya que no ha escuchado ninguna oposición hacia la medida, incluso, los cabilderos en el capitolio parecen estar satisfechos".

Brenda López habla de la ley HB 346

La legisladora Brenda López dice que la ley sirve "para incentivar a las personas hagan sus reclamos, porque si no hay reclamos no hay ninigún tipo de queja legal que se le pueda presentar a la compañía".

Pero la principal impulsadora de la propuesta, la republicana Sharon Cooper, dice que la medida fue modificada en parte de su redacción en el senado, y cuando volvió a la casa para aprobar las enmiendas no hubo oposición.

Cooper dice que las modificaciones que se hicieron “eran para darle más tiempo a los arrendatarios para solucionar los problemas cuando los inquilinos presenten reclamos".

La legisladora Cooper dice que la medida, de ser aprobada, en esencia protege a los inquilinos de sufrir represalias al presentar reclamos.

La representante Sharon Cooper habla con Telemundo Atlanta sobre la HB 346.

La legisladora Cooper dice que la medida, de ser aprobada, en esencia protege a los inquilinos de sufrir represalias al presentar reclamos.

Aunque los códigos municipales de cada ciudad varían y la ley refiere a los inquilinos a resolverlos en primera instancia con la municipalidad Brenda López dice que la ley por ser estatal puede ventilarse directamente en una corte magisterial.

La ley penaliza a los arrendatarios si buscan formas para no renovar contratos o aumentar el alquiler después de una queja, penalidades que son sanciones económicas.

Pero una persona puede llevar su caso a una corte municipal antes de contratar los servicios de un abogado y presentar las pruebas que lo respaldan. Pero en todo caso, la legisladora Cooper cree que en esencia la medida le da armas legales a los inquilinos para demandar por daños o enfermedades cuando la vivienda no presenta condiciones aceptables para vivir, como moho, ratas o cucarachas, y que puedan crear problemas de salud.