Por algunos años, Dannia y Jesús Balestena eran clientes asiduos del "Dough in the Box" en Marietta. Los dueños originales querían venderlo pero no encontraban un comprador. Finalmente, Jesús convenció a su esposa de probar suerte con esa inversión y en el 2010 se aventuraron como empresarios.