(TELEMUNDO ATLANTA).- Este martes, un video de un oficial de policía de Minneapolis se volvió viral en las redes sociales. En la grabación, se observa el momento en que el agente anglosajón somete con su rodilla el cuello de un hombre afroamericano durante casi cinco minutos.

El hombre, identificado como George Floyd de 46 años de edad, luchó en todo momento por respirar y se lo hizo saber al oficial. De nada importó. Horas más tarde, Floyd fue declarado muerto en un hospital del área.

Los hechos

El video de 10 minutos fue captado por Darnella Frazier, quien se dirigía a una reunión con amigos el lunes por la noche, cuando vio a un hombre en el suelo cerca de un crucero policial y comenzó a grabar, informó The Washington Post.

En el video, publicado más tarde en Facebook, se puede escuchar a Floyd en el suelo gritando que no puede respirar. "¡No me mates!" dijo, según el Post.

Este martes por la mañana, la policía de Minneapolis informó en una conferencia de prensa que, el pasado lunes alrededor de las 08:00 pm, recibieron un reporte de falsificación en Chicago Avenue South. Cuando los agentes llegaron, encontraron a Floyd presuntamente bajo la influencia de drogas o alcohol.

La policía dijo que los oficiales le ordenaron que se alejara de su automóvil y que después se "resistió físicamente a los agentes". Y puntualizaron: "Los oficiales pidieron una ambulancia. Fue trasladado al Centro Médico del Condado de Hennepin, donde murió poco tiempo después".

En el video del incidente, se puede escuchar a los transeúntes cuestionando el trato que los oficiales le dieron al hombre. "Ni siquiera se está resistiendo al arresto", dijo uno de los espectadores a los dos oficiales.

Cesados del cargo

En un mensaje publicado en Twitter, el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, confirmó que los oficiales involucrados en el incidente habían sido despedidos.

"Esta es la decisión correcta", dijo.

Y añadió: "Todos vimos la horrible muerte de George Floyd en video, mientras los testigos le rogaban al oficial de policía que lo llevara al auto de la policía y quitará su rodilla del cuello".

Crump calificó las acciones de la policía como "abusivas, excesivas e inhumanas", y señaló que Floyd estaba detenido para ser interrogado sobre un cargo no violento.

Las autoridades continúan investigando el caso que ha provocado indignación a nivel mundial.