TELEMUNDO ATLANTA.- Como si los recientes informes de medusas, tiburones, lagartos, y bacterias carnívoras no fueran suficientes para quitarte las ganas de nadar, ahora los Centros de Control y Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) advierten que están aumento los casos de enfermedades contraídas en las albercas y parques acuáticos.

Particularmente se trata de contagios de Criptosporidiosis, una enfermedad causada por Cryptosporidium que es un parásito fecal muy resistente al cloro y no muere fácilmente en las albercas.

Los CDC dicen que "para las personas con un sistema inmunitario debilitado, los síntomas pueden ser graves y pueden conducir a enfermedades graves o potencialmente mortales. Los ejemplos de personas con sistemas inmunitarios debilitados incluyen aquellos con VIH / SIDA; aquellos con enfermedades hereditarias que afectan el sistema inmunológico; y pacientes con cáncer y trasplantes que están tomando ciertos medicamentos inmunosupresores".

Durante el período 2009-2017, se reportaron 444 brotes de criptosporidiosis, que dieron lugar a 7,465 casos en 40 estados y Puerto Rico.

"El número de brotes notificados ha aumentado en promedio aproximadamente un 13% por año. Las principales causas incluyen la ingestión de agua contaminada en piscinas o parques infantiles, el contacto con el ganado infectado y el contacto con personas infectadas en entornos de cuidado infantil", agregaron.

Los CDC recomiendan que si tienes hijos pequeños, les pongas un pañal impermeable. Si ellos o tú tienes diarrea no nades por al menos dos semanas después que los síntomas desaparezcan.

Si alguien tiene un accidente y defeca en una piscina es urgente que nadie se acerque, que hiperclorinen el agua y que se desinfecte con peróxido de hidrógeno todas las superficies para desactivar los huevecillos que deposita el parásito.

Los niveles de cloro en las albercas deben ser revisados al menos tres veces por semana cuando son privadas y hasta cada hora cuando son públicas y hay muchas personas nadando.