CUMMING (Telemundo Atlanta).- Una madre se aferra a lo que jamás se imaginaba: lo cotidiano daría resultado a una tragedia.

Sus dos hijas de 6 y 9 años fueron atropelladas en las inmediaciones de su casa cuando estaban a punto de abordar su autobús escolar. El padrastro de las niñas, identificado por las autoridades como José Arturo Corejo Nuñes de 43 años, se encontraba con ellas e intentó salvarlas, pero este continua hospitalizado, mientras que las niñas fueron dadas de alta.

"Esto es una pesadilla lo que estoy viviendo", dijo la madre de las víctimas quien prefirió mantener el anonimato. Sus dos hijas fueron atropelladas la madrugada del pasado viernes cerca de las 7:00am en Buford Highway cerca de Echols Road.

Las estudiantes, acompañadas por su padrastro, estaban a punto de abordar su autobús escolar. El camión se encontraba detenido y con el brazo que indica el alto para los otros autos. 

De acuerdo con las autoridades, un conductor iba a exceso de velocidad por las vías e intentó esquivar el autobús. Las niñas y su padrastro sufrieron las consecuencias y fueron trasladados al hospital de inmediato. La menor de seis años estuvo varios días en condición crítica e incluso tuvo que ser sometida a cirugía, según la madre.

El sospechoso identificado como Chris Frachiseur de 19 años estaba conduciendo bajo los efectos de una droga, de acuerdo con La Oficina del Alguacil de Forsyth.

A este se le imputan un total de 8 cargos y sigue fichado en la cárcel del condado. A Frachiseur le fue otorgado una fianza de $75,000 dólares; algo que tiene indignada a la madre de las menores. 

"Y si ese hombre sale libre, ¿qué esperan al otro día los padres?", dijo la madre "¿Qué seguridad tienen nuestros hijos después? Yo solo pido que se haga justicia".

La madre ahora busca cómo manejar su tiempo entre el cuidado de sus hijas y su esposo quien sigue ingresado. 

Las niñas fueron dadas de alta, la menor con una cirugía pendiente y la mayor con varias sesiones con una consejera, de acuerdo con la madre. 

"Yo tengo que hacerle todo a la pequeña: bañarla, llevarla a dormir y la grande no se acuerda de nada. Ella está todavía en shock", agregó la madre.

Ante la adversidad que vive la familia, la comunidad de padres y madres de Haw Creek Elementary, donde las niñas están matriculadas, han iniciado una campaña de recaudación de fondos. 

[Haz click aquí para visitar la cuenta de recaudación]

“Es una tragedia y nadie se imagina pasar por esto”, dijo Kyla McDonough a nuestros socios editoriales WSB-TV. Su hijo es compañero de clase de una de las víctimas.