Renuncia agente que disparó accidentalmente a un K-9

WALKER.- Un oficial que disparó y mató a su compañero K-9 luego de ser atacado repentinamente por el perro renunció a la corporación por otro incidente no relacionado con la muerte del canino.

El exoficial de la Oficina del Alguacil del condado de Walker, Corey Griffin, enfrenta un cargo de delito menor por violación ilegal en una disputa doméstica ocurrida en agosto. Renunció en medio de una investigación interna.

El alguacil Steve Wilson dijo en entrevista al canal de NBC WRCB-TV que la renuncia de Griffin no tuvo nada que ver con la muerte de su compañero Rocky el pasado mes de julio.

"Lo investigamos. Y determinamos que la conducta era impropia y el hecho de que enfrentaba un cargo penal por delito menor también influyó en la renuncia".

Griffin se entregó a las autoridades el 24 de septiembre. Según Wilson, el exagente apareció borracho en la casa de una novia y se agitó cuando ella le pidió que se fuera. No sucedió nada físico, pero el alguacil dijo que hubo algunos daños en la puerta de la casa de Lafayette.

En julio, Griffin se vio obligado a dispararle a Rocky después de que el perro no soltara su brazo. Los dos estaban en medio de una persecución en Chickamauga. Rocky se volvió agresivo, rechazó todas las órdenes y mordió el brazo de Griffin.

Era la segunda vez que el perro atacaba a su guía y compañero de cuatro años. Wilson calificó el incidente como trágico.