ATLANTA  (TELEMUNDO ATLANTA).- Casi 200 residentes de Georgia están en cuarentena en sus hogares después de regresar de viajes recientes a China, donde un nuevo coronavirus mortal ha enfermado a más de 40,000 personas.

El anuncio coincide además con la noticia de que una pareja de Atlanta que estaba a bordo de un crucero en cuarentena dio positivo a las pruebas del virus. El crucero Diamond Princess lleva más de una semana anclado frente a las costas de Japón y la pareja de Renee y Clyde Smith ya fue trasladada a un hospital. 

Las autoridades de Salud de Georgia afirman que además de esa pareja en el extranjero, hasta ahora ninguna persona en el estado ha mostrado síntomas del virus. Los 200 residentes que fueron puestos en cuarentena tampoco han mostrado síntomas. Ninguno de ellos visitó la provincia china de Hubei, el epicentro del brote de coronavirus, pero se mantienen vigilados como precaución por que viajaron a otras partes de ese país en donde el virus también se está propagando rápidamente.

En reacción al nuevo coronavirus que la Organización Mundial de la Salud consideró una emergencia de salud pública, la administración Trump anunció que ha impuesto nuevas restricciones temporales a los viajes a China, para impedir la entrada a los Estados Unidos de cualquier ciudadano extranjero que haya viajado a China en los últimos 14 días.

Las autoridades de Georgia estaban evitando usar la palabra cuarentena, diciendo que las personas están aisladas en sus hogares durante 14 días, el período de incubación de la enfermedad. Sin embargo, el término se usa en una directiva del 2 de febrero de la administración Trump que pide que los ciudadanos estadounidenses que regresan a sus hogares de las visitas a la provincia de Hubei sean puestos en cuarentena y que los que regresen de otras partes a China se sometan a una "detección de entrada proactiva" y hasta 14 días de monitoreo y auto-cuarentena.

En China, más de 1,000 personas han muerto por el virus. Ha habido una muerte fuera de ese país, pero 393 personas en 24 naciones han enfermado, según la Organización Mundial de la Salud.