FULTON (TELEMUNDO ATLANTA).- Familias cuyos hijos son estudiantes de Langston Hughes High School, en Fairburn, dicen estar cansadas de las constantes peleas entre alumnos que se dan en el colegio.

Los padres dicen que los jóvenes parecen no tener miedo a nada ni nadie ni respetan a las autoridades porque las peleas ocurren a diario.

Afirman que algunos jóvenes incluso envían amenazas de muerte a otros.

Las familias piden que los estudiantes problemáticos sean expulsados de forma definitiva, pues sólo se les suspenden y regresan a pelear de nuevo.

El Distrito Escolar de Fulton respondió a las quejas diciendo que enviarán a más oficiales a la escuela y han impuesto una regla adicional para que las peleas no sean filmadas y compartidas en redes sociales.