Roxana Falcón y su esposo antes de emigrar de Cuba

ATHENS (Telemundo Atlanta).- Una familia cubana emigró de su país con la esperanza de obtener finalmente lo que ellos anhelaban: la libertad, pero las políticas migratorias de Estados Unidos los ha cohibido de su mayor deseo.

Roxana Falcón y su esposo Dayrón Martínez Diez salieron de Cuba en 2018 al enterarse de que Falcón estaba embarazada. “Yo tengo que pensar en un mejor futuro para ella y en una mejor vida para ella”, dijo Falcón a Telemundo Atlanta.

Al huir de la situación política de Cuba, la pareja comenzó una travesía. Cruzaron más de 11 fronteras. Su viaje inició en Guyana y hubo momentos en que la pareja cuestionó su decisión. “Tuvimos 10 días perdidos en la selva casi al punto de la muerte”, dijo Falcón.

Al llegar a la frontera de Estados Unidos con México, las políticas migratorias de Estados Unidos tomó a la familia completamente por sorpresa.

“Yo nunca me imaginaba que iba a ser tan difícil”, dijo Falcón. “Yo estuve 10 días en la cárcel en la frontera, durmiendo en el piso, comiendo jamón con pan cuatro veces al día e incluso estuve ingresada por una infección”.

No obstante, la madre a sus 7 meses de embarazo logró salir bajo libertad condicional, pero su esposo no tuvo la misma suerte y sus casos fueron separados. Roxana tiene una cita con inmigración en enero, pero aún no se le da una fecha para presentarse en la corte.

Martínez-Diez está en espera de resolver su caso de asilo mientras está fichado en el centro de detención de migración de Stewart. Según Falcón, a su esposo le ha negado la libertad bajo fianza tres veces. Su próxima audiencia a fines de septiembre.

“No tenemos cómo pagar a un abogado y ganar un caso de asilo aquí está bien difícil, entonces estamos corriendo el riesgo de que lo puedan deportar”, dijo Falcón.

Sin embargo la realidad que vive la familia es agridulce ante los ojos de la madre ya que cumplió su propósito de brindarle un mejor futuro a su hija. “Ella puede regresar y estudiar y tiene un futuro aquí”.