Norcross (Telemundo Atlanta).- Tras lidiar con la etapa final de una orden de deportación, Héctor Mateo recibió a finales de enero de este año un amparo temporal permitiéndole permanecer con su hija quien padece de síndrome de Down.

“Lo más que nos duele es que me quieren deportar porque mi esposa no trabaja. Yo soy el único que sostiene a la familia”, dijo Mateo. “Esto es sólo una solución temporal”.

El temor a ser deportado en cualquier momento.

El padre, originalmente de México, es la única fuente de ingreso de su hogar ya que su esposa Cecilia Delavida se encarga de estar al pendiente de la salud y del cuidado médico de su hija Evelyn Mateo de seis años de edad.

Por los últimos seis años El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) ha permitido que este padre siga en el país debido a la condición de su hija, pero en el 2018 le fue negada su petición por lo cual la entidad procedió con la orden de deportación que tenía Mateo desde el 2013.

Migración le dijo a Héctor que comprara su boleto de regreso a México

ICE le notificó a Mateo a finales de diciembre que debía adquirir en enero su pasaje de retorno a México antes del 31 de este mes. Su abogada Joyce Booth dice que la negación del mismo es resultado de la política del gobierno del presidente Donald Trump.

“Es interesante porque en mi opinión ellos se supone que fueran considerados y que le permitieran quedarse en el país por el bien de sus hijos que son ciudadanos estadounidenses”, dijo la abogada refiriéndose a ICE.

Cecilia: mi esposo es el sustento de la familia.

Desde que le otorgaron la extensión, Mateo dice que las autoridades se presentan rutinariamente en su hogar como protocolo administrativo.

“Él tiene que dejar de trabajar para asegurar que esté en la casa cuando lleguen y pierde el día y eso es dinero que no le cae al hogar y se va acumulando”, dijo Cecilia Delavida. Mateo además tiene un grillete en el tobillo asignado por ICE desde diciembre.

La familia ha estado en comunicación con la oficina del congresista por Georgia en la cámara baja federal, Rob Woodall. El 22 de enero la oficina del representante le comunicó a Mateo que por su parte están haciendo todos los trámites a su alcance, pero que debido al cierre del gobierno tenían comunicación limitada con la agencia.

“Ellos (ICE) se comunicarán con nosotros una vez acabe el cierre del gobierno”, dijo por escrito Paul Oh integrante del gabinete de Woodall. “Yo le daré seguimiento a este caso”. Desde entonces la familia no ha tenido ningún contacto con la oficina.

"Mi hija Evelyn me necesita", dice Héctor.

La familia Delavida espera que las autoridades migratorias le concedan una solución permanente. “No lo hagan por mi, háganlo por mi hija que ella es la más que nos necesita”, dijo Mateo.

Reporter