GAINESVILLE.- Esta noche se llevará a cabo una vigilia en el cuartel central de la Oficina del Alguacil del Condado de Hall para recordar al oficial Nicolas Blane Dixon, de 28 años, muerto el domingo en cumplimiento de su deber.

Mientras tanto, hoy mismo comparecerán en la corte para audiencia inicial tres de los cuatro adolescentes que enfrentan cargos por el homicidio del agente.

Dixon, un miembro con tres años de la Oficina del Alguacil del Condado de Hall, se había transferido de la cárcel a la división de patrullas hace unos nueve meses. Luego, en marzo pasado, dio la bienvenida a su pequeña hija. Ahora la bebé, un niño de nueve años quedaron huérfanos de padre y su madre está viuda.

"Era un agente sobresaliente. Siempre fue él quien se apresuró a ayudar a la gente como lo hacemos en esta profesión y él estuvo a la hora de todo eso", dijo Couch en una conferencia de prensa.

El jefe del alguacil describió los detalles que llevaron a la muerte prematura del agente Dixon. Alrededor de las 11:09 p.m. del domingo, Dixon vio un auto que fue reportado como robado. Couch dijo que se cree que las cuatro personas dentro estaban involucradas en una serie de robos, con uno que involucraba un gran número de armas de fuego.

El jefe del alguacil dijo que el conductor del auto, Héctor García Solís, de 17 años, se negó a parar, y siguió a toda velocidad. Después de una breve persecución, García Solís destrozó el auto sobre Center Avenue, dijo el alguacil. Los cuatro ocupantes se dispersaron, huyendo de los uniformado quienes los perseguían.

El alguacil dijo que Dixon y otro agente alcanzaron García en Highland Avenue cerca de Hazel Drive, a menos de 1.000 pies del accidente. Fue entonces cuando García disparó una vez, impactando al agente Dixon justo debajo de su chaleco antibalas. El otro agente pudo devolver el fuego, impactando al sospechoso varias veces.

El agente Dixon fue puesto en el coche patrulla de uno de sus colegas y se le llevó al Centro Médico del Noreste de Georgia. Más tarde fue declarado muerto.

García también fue llevado al hospital en estado crítico, pero a última hora de la tarde del lunes, la oficina del alguacil dijo que cree que sus lesiones no ponen en peligro su vida.

Ocho horas después del accidente, los agentes dijeron que un agente K-9 fue capaz de rastrear al segundo sospechoso, identificado como Brayan Omar Cruz, de 17 años, a una residencia en la misma zona. Los agentes dijeron que se escondía debajo de una casa.

A medida que avanzaba la mañana, cientos de agentes de varias agencias locales, estatales y federales se unieron a la búsqueda de los dos sospechosos restantes y comenzaron el proceso de investigar y armar una cronología de los acontecimientos.

A media tarde del lunes, el alguacil pudo finalmente anunciar que los otros dos sospechosos, identificados como London Clements y Eric Edgardo Velázquez, ambos de 17 años, fueron detenidos. Los agente dijeron que Clements fue encontrado en su casa en Cresthill Drive en Flowery Branch, mientras que Velázquez fue aprehendido en una casa fuera de U.S. 129/Cleveland Highway en el norte del condado de Hall.

Los cuatro sospechosos se enfrentan a cargos de asesinato. Cruz, Clements y Velázquez enfrentan otro cargo criminal.

La Oficina de Investigación de Georgia ha sido llamada para investigar el tiroteo de oficiales involucrados. Los agentes dijeron que esta es la segunda vez que un oficial es asesinado en el cumplimiento de su deber en el estado este año.

La oficina del alguacil dijo que se han visto reconfortados por el apoyo que han recibido de múltiples agencias locales, estatales y federales en apoyo de la búsqueda e investigación. Agregaron que están agradecidos por la efusión de amor de la comunidad.

Todos están siendo invitados a reunirse el martes por la noche en el Centro de Aplicación de la Ley del Condado de Hall ubicado en 2859 Browns Bridge Road en Gainesville.

Los planes para el funeral no han sido publicados. La oficina del alguacil dijo que también están trabajando para establecer un fondo conmemorativo para su familia.

Stephanie Dixon dijo que lo único que su marido amaba más que su trabajo era ser padre. "Era el mejor padre que había", dijo.