DULUTH (TELEMUNDO ATLANTA).- Alicia Fernández tiene una hija de 13 años en la secundaria Richards y espera asistir a la preparatoria este año, cuando el condado de Gwinnett inicie las clases el 12 de agosto. Pero ella es una de las muchas madres que no piensa enviar a su hija a la escuela por razones de la pandemia.

Alicia dice que se prepara para que su hija reciba las clases en línea, una opción que ha dado el distrito escolar, aunque reconoce que no es la mejor educación que se puede recibir cuando se está físicamente cerca de un maestro. "Mi tía murió hace dos días por el coronavirus. En mi casa hay dos personas mayores de 70 años. Es mucho riesgo", explica a Telemundo Atlanta.

Everton Blair, miembro del Consejo Educativo de las Escuelas del Condado de Gwinnett, admite que la situación para impartir clases en las escuelas es preocupante pero cree que la opción de las clases en línea pudiera ayudar. Sin embargo, los padres están preocupados por cómo pueden hacer eficaz la enseñanza.

"Una información extra les puede hacer entender qué tan altas son nuestras expectativas de enseñanza, que va a ser en persona y la opción de enseñanza digital, y esperamos que en los próximos meses podamos saber cómo funciona y cuáles son los pasos que se estarán siguiendo después", explica.

Aunque las escuelas pretenden seguir ciertos protocolos para prevenir los contagios como medir la temperatura, no se tiene la capacidad para realizar exámenes de COVID-19 a los estudiantes diariamente.

"Reconozco que no tenemos la capacidad de hacer todo lo que deberíamos hacer, y lo que nos gustaría, pero es difícil hacer pruebas de COVID-19", dice Blair.

El funcionario escolar estaba proponiendo que el inicio escolar fuera hasta después del 7 de septiembre, el Día del Trabajo, dependiendo de cómo los casos de coronavirus evolucionen en la demarcación.

Mientras Alicia, madre de la estudiante, proporcionó una foto de su hija en la escuela. A la adolescente se le ve compartiendo momentos de amistad con sus compañeros muy cercanos físicamente a ella, durante el año escolar pasado. Esto es precisamente lo que quiere evitar, "la cercanía entre estudiantes, pero será imposible si asiste a clases a la escuela".

"No voy a enviar a mi hijo a la escuela", dicen padres de estudiantes en Gwinnett temerosos por el coronavirus

La hija de Alicia Fernández compartiendo con sus compañeros de clases durante el ciclo escolar anterior en Gwinnett.

Y aunque hay distritos escolares que se rehúsan a iniciar clases, el presidente Trump anunció que suspendería fondos federales a quienes no lo hagan. En tanto, el vicepresidente Mike Pence dijo en una conferencia de prensa que muchos estudiantes no tienen la capacidad para tener acceso a dispositivos electrónicos para recibir las clases o acceso a internet, al tiempo que dijo que está comprobado que los niños son menos probables de transmitir el coronavirus.

Pese a esas declaraciones, otra madre cree que las escuelas serán un punto central de contagios, por lo que también ha decidido no mandar a su hijo. "Esto es algo serio, es una pandemia", dice Yanelis Díaz, madre de un estudiante.

Pero estas dos madres dicen que esto no es algo que se puede pasar a la ligera, cuando en el estado supera ya los 104.000 infectados de COVID-19, mientras que Gwinnett está por encima de los 10.000, ubicando a la demarcación con más contagios en Georgia.