La ayuda federal que tanto esperan los cientos de damnificados por el huracán Michael el año pasado no llegará.

ATLANTA.- El paquete de fondos que habían solicitado los congresistas del sur de Georgia quedó fuera de las negociaciones que realiza la Casa Blanca con los líderes legislativos federales.

Los legisladores dicen que la respuesta que recibieron fue que los negociadores sacrificaron ese plan para poder garantizar un acuerdo con la Casa Blanca.

El paquete estaba contenido dentro del presupuesto para la Agencia Federal de Manejo de Emergencias (FEMA) que también incluía asistencia para Puerto Rico. Pero la Casa Blanca se oponía rotundamente al desembolso de más ayuda para la isla si no obtenía los fondos que quiere el presidente Donald Trump para la construcción del muro en la frontera con México.

A fin de no arriesgar otro cierre del gobierno como el ocurrido en enero, los negociadores cedieron y dejaron fuera el presupuesto para desastres naturales.

En respuesta, un grupo bipartito en el que participan los senadores de Georgia Johnny Isakson y David Perdue están tratando de impulsar una iniciativa separada que sería puesta a votación en las próximas semanas.

Mientras, a nivel estatal, el Congreso de Georgia ha aprobado $10 millones de dólares adicionales para préstamos agrícolas. Estos se suman a $470 millones de dólares de ayuda de emergencia desembolsados a fines de año para los condados afectados por el huracán.