(TELEMUNDO ATLANTA).- Dos meses de silencios y ausencias. Para una abuela mexicana no hay consuelo sin saber dónde está su hija. La abuela, quien se ha quedado a cargo de sus nietos, no pierde la esperanza de que regrese con vida.

Susana Quezada tiene esta historia.