ATLANTA. -Adelina Nicholls, de la Alianza Latina por los Derechos Humanos de Georgia, GLAHR, dice que el voto de los jóvenes con edad de ejercer el sufragio y los cuales han nacido en Georgia podría tener un impacto significativo en el cambio de los gobiernos locales y sus políticas antiinmigrantes que han generado.

Y es que los hijos de personas indocumentadas en Georgia que han nacido en las últimas dos décadas mayores de 18 años ya se ubican en una segunda generación de hispanos en el estado, parte de un sector importante del electorado.

Nicholls dice que existe la percepción que los hispanos son apáticos para ejercer el voto y por ello no son considerados como fuerza política, pero los números ya cambiaron desde las elecciones presidenciales del 2016, dice.

Pero también, tras las elecciones del 2016, en donde se trató de excluir de forma intencional a votantes de las minorías, los grupos que promueven el sufragio están preparados, dice Nicholls.

GLAHR dice que con el propósito de empujar a los ciudadanos a votar han creado la campaña “Soy Georgia”.

Kimberly Bollo Aponte forma parte de esa nueva campaña. “Estoy colaborando porque me he dado cuenta que los jóvenes no participamos en las elecciones, y quiero ser parte del cambio para incentivar a otros”, dice.