(TELEMUNDO ATLANTA).-  Una familia mexicana recibió una carta anónima con una larga lista de quejas de un vecino. El tono, sin embargo, fue agresivo y terminó con un mensaje considerado racista.

El vecino se quejó además de que la familia explota fuegos artificiales a altas horas de la noche, ha descuidado el césped de la propiedad y tiene un negocio de neumáticos y autos destartalados en su casa.

 Luis Mitchell Zevallos con la historia.