(TELEMUNDO ATLANTA).- Al menos 60 años de historia, innovación y descubrimientos se fueron a pique. El radiotelescopio de Arecibo, el ojo del mundo al universo exterior, se desplomó la mañana del martes en Puerto Rico.

Aunque se conocía que su deterioro era irreparable y se había decidido derrumbarlo, las autoridades no esperaban que la estructura se venciera inesperadamente.

Grenda Rivera tiene más desde Arecibo y las reacciones de las autoridades.