Mujer muere luego de ser mordida por víbora de cascabel

GLYNN.- Una mujer del sureste de Georgia murió tras ser mordida por una serpiente de cascabel y quedar en un coma inducido y ahora su familia dice que está considerando una demanda por que los médicos no le aplicaron un antídoto.

Priscilla Meredith, de 62 años, tuvo que ser hospitalizada de emergencia tras ser mordida por una serpiente de cascabel el pasado 17 de mayo mientras visitaba a una amiga en Waverly, Georgia.

Meridith sufrió un ataque cardíaco en la sala de emergencias y su hígado y sus riñones comenzaron a falllar. Los médicos la pusieron en coma y le dieron tratamientos de diálisis para salvarla, pero fue inútil.

Los médicos del Hospital Brunswick no le suministraron un antídoto pues Meridith declaró que era alérgica. La familia de la fallecida dice que está consultando el caso con un abogado pues creen que no se le atención necesaria.

El director médico de emergencias, el Dr. Mohsen Aklaghi, emitió la siguiente declaración el martes: “En todos los casos en que tratamos a un paciente con mordedura de serpiente, se sigue la recomendación de Georgia Poison Control sobre si se debe administrar anti veneno”.

Los doctores dicen que antes de decidir si un paciente es un buen candidato para el antiveneno, consideran la historia clínica del paciente, si el paciente ha sido mordido por una serpiente antes, la ubicación de la mordedura de la serpiente, si la mordedura está inflamada, la cantidad de tiempo que ha pasado desde la picadura, los signos vitales del paciente y más.

“En la mayoría de los casos en que un paciente requiere antiveneno, probablemente haya muy pocas situaciones en las que no lo daría. Si es una reacción alérgica la razón principal por la que alguien está siendo interrogado, trataría o no las alergias y le daría el antiveneno”, explicó el médico Gaylord López, director del Centro de Envenenamiento de Georgia.

Según las estadísticas del Departamento de Ecología y Conservación de la Vida Silvestre de la Universidad de Florida, 1 de cada 37,500 personas son mordidas por serpientes venenosas en los EE.UU. Cada año ocurren entre 5 y 6 muertes por esta causa.