(TELEMUNDO ATLANTA).- Una niña de 12 años murió de un paro cardíaco causado por una anemia severa que sufría, a causa de tener una infestación de piojos por años.

El Buró de Investigaciones de Georgia (GBI) revisó el caso de la muerte de Kaitlyn Yozviak, ocurrida en agosto pasado en el condado de Wilkinson.

Una jueza local determinó que la evidencia del maltrato y negligencia que sufrió la menor es suficiente para llevar a sus padres, Mary Katherine Horton y Joey Yozviak, a juicio por asesinato en segundo grado.

Los detectives del GBI dicen que Kaitlyn tenía piojos desde hace tres años, que no se le permitía bañarse y que la obligaban a dormir en una habitación sucia con roedores.