Muere perro policía por un disparo durante una persecución

PAULDING.- La oficina del Alguacil del condado de Paulding está de luto. El pasado viernes uno de los perros policía de la unidad falleció luego de recibir un disparo accidental durante una persecución.

El agente de la unidad canina, Verro, un pastor belga malinois de 8 años de edad, intentó ayudar a su manejador, el oficial Brandon Kilgore, cuando ocurrió la tragedia.

Los agentes perseguían a un hombre que huyó de la escena de una supuesta disputa doméstica en Saddlebrook Farms en Dallas, dijo portavoz del alguacil, el Sargento Ashley Henson.

El oficial Kilgore bajó de la patrulla para ayudar en la persecución pero dejó a Verro dentro del auto con las ventanillas abiertas, como establece el protocolo.

La puerta de su perrera estaba entreabierta y Verro logró escabullirse primero al asiento del conductor y luego por la abertura de la ventanilla para ir detrás de Kilgore.

Muere perro policía por un disparo durante una persecución

El capitán Brandon Kilgore y su compañero verro.

Ningún oficial se percató de que el K-9 Verro estaba fuera de su vehículo. Verro vio a otro agente corriendo y alejándose de él y al no tener guía lo confundió con el sospechoso y lo mordió en la parte posterior de una pierna.

Verro estaba entrenado para no dejar de morder y soltar a un sospechoso sin recibir una orden de su manejador.

Sin saber que era Verro era un policía canino y sin poder hacer que lo soltara, el oficial sacó su arma de servicio y le disparó.

"A menos que se encuentren en una situación conocida, por lo general no usan su chaleco", explicó Henson, ya que el momento del incidente Verro no portaba nada que pudiera identificarlo como un miembro de la unidad K-9.

El sospechoso Malik Richard Branch, de 20 años, finalmente fue detenido y fue puesto bajo custodia.

Ahora, las autoridades están investigando el tiroteo.

La oficina del alguacil se negó a revelar la identidad del agente que le disparó al K-9.