ATLANTA. -Nato Cruz, un hombre de origen mexicano, quien estaba conversando con otras dos personas en el estacionamiento de un centro comercial en Holcomb Bridge, en la ciudad de Roswell, dice no saber qué es el formulario del censo o para que sirve el censo. Cuando Luis Estrada le preguntó en una encuesta en dirigida a una veintena de personas, Nato dijo, “he vivido en Georgia 17 años, pero nunca he participado en el censo”.

Otros como Noel Ramírez, quién tiene 17 años en el país, dice que tiene un permiso de trabajo, y nunca escucho hablar del censo.  Se le explicó a Noel lo que representa participar en las encuestas del censo.

Uno de los fines con los que se realiza el censo es medir la cantidad de población, “depende del número de personas viviendo en determinada zona así se asignan fondos federales para programas en las escuelas y comunidades. También, impacta en los escaños electorales para elegir representantes en el congreso”, dice la representante estatal demócrata, Brenda López.

Pero para Noel, al enterarse que de que la próxima medición en el censo podría incluir en el formulario la pregunta sobre si una persona es ciudadana o no, lo obliga a replantearse si contestará a las preguntas que este contiene.

“Me preocupa dar esa información. Yo tengo permiso de trabajo, pero mis familiares que viven conmigo, ellos no”, dice Noel. “Los pueden llegar a arrestar con la información que tienen”.

Aunque incluir la pregunta relacionada a la ciudanía es un tema que está siendo demandado en la Corte Suprema del país, los magistrados deben decidir si es legal o no incluirla. Ellos tienen hasta el mes de junio para tomar una resolución al respecto, antes de que se impriman los cuestionarios para medir a la población.

Pero, aunque el conteo en el censo parece ser un tema importante en temas de fonos, eso no está claro para muchos hispanos. Una madre, quien se dirigía hacia una de las tiendas a comprar, dice brevemente que “el censo es cuando te hacen preguntas sobre tu casa”; pero, agrega, no está segura con exactitud cuáles preguntas son.

Funcionarios federales dicen que, aunque en el censo se pueda preguntar sobre la ciudadanía, la información recolectada es privada, y no se comparte con otras agencias del gobierno. Pero, aunque esto sea así, dice la legisladora demócratas Brenda López, “crea un temor dirigido hacia las personas de nuestra comunidad que no participaran en contestar las encuestas, por lo tanto, no reflejará verdaderamente cuántas personas hispanas viven en dicho estado o condado”. “su representación electoral no será real”, agrega.