El condado de Fulton derramó aguas negras en ríos

Los derrames de aguas de alcantarillado significan un riesgo para la salud pues los niveles de bacterias E. coli incrementan.

FULTON.- Las fuertes lluvias que se han presentado desde noviembre sobrepasaron la capacidad del sistema de alcantarillado de Fulton provocando que más de 40 millones de galones de aguas residuales sin tratar fueran desechadas desde Camp Creek hasta el río Chattahoochee. En al menos seis instalaciones del sistema de tratamiento de aguas se derramaron más de un millón de galones a la vez. Un desfogue de 14 millones de galones en Morning Creek en South Fulton en enero fue el peor derrame en todo el estado en al menos cinco años, dijeron las autoridades estatales.

Estos movimientos representan un gran aumento en el desecho de aguas residuales para el condado desde que entró en vigencia un acuerdo de consentimiento en 2010 con la División de Protección Ambiental (EDP) del estado para reducir la contaminación del agua. El condado derramó solo 392 mil galones de aguas residuales sin tratar en 2016 y 690 mil en 2017; los totales para 2018 fueron un poco más de 400 mil galones hasta noviembre, cuando comenzaron las rachas de tormentas.

David Clark, director de Obras Públicas de Fulton, dijo que antes del 2010, no se había requerido al condado que rastreara los derrames hasta el nivel actual, pero no creía que hubieran sido tan malos, "esta fue una situación muy, muy anormal", dijo Clark, "la tendencia ha sido a la baja", aseguró.

Según el acuerdo de consentimiento con el EPD, el condado ha pagado $157,450 en multas por derrames y el total aumentará con las últimas fallas, que representan violaciones continuas que han dañado la calidad del agua y el medio ambiente, y costarán más dinero a los contribuyentes como el condado hace un seguimiento de la calidad del agua y paga más multas.

Los problemas de Fulton llamaron la atención de los reguladores estatales, y en febrero, el gerente de cumplimiento de cuencas hidrográficas de EPD envió una carta a los funcionarios del condado informándoles que habían violado el acuerdo de 2010 y las normas estatales para la calidad y el control del agua.

"Cada derrame es un gran problema, enormes problemas", dijo Marzieh Shahbazaz, gerente de Programas de Cumplimiento De La Ley de la Agencia Estatal de Control Ambiental.

La mayoría de los desbordamientos en el Condado de Fulton fueron causados por fuertes lluvias que abrumaron un sistema que ya es antiguo. La descomposición más significativa ocurrió en el sur de Fulton en enero, cuando el peso del suelo saturado contribuyó al colapso de una gran tubería de alcantarillado en Union City. Obligó al condado a cerrar el flujo de aguas residuales en esa parte del sistema.

Al no poder pasar las aguas residuales a través de la línea discontinua, retrocedió en las estaciones de bombeo de Morning Creek y White Water Creek, donde un total de 19.5 millones de galones entraron al caudal de agua en dos derrames diferentes. Las aguas negras se derramaron por más de medio día; Si bien se agregó una derivación al sistema, pasarán más de dos meses antes de que la tubería se reemplace por completo.

Otros gobiernos locales se ocupan también de los desbordamientos de aguas residuales recientes

Las comunidades río abajo, incluidos los condados de Clayton y Fayette, han sentido el impacto. El derrame probablemente obligó a algunas comunidades a cambiar temporalmente la fuente de su agua potable, dijo Robert Kurbes, gerente de salud ambiental en el Departamento de Salud del Condado de Fayette, "es muy probable que ajusten su remoción de agua bruta hasta que se resuelva el derrame", mencionó Kurbes, sobre el sistema de agua del Condado de Fayette.

Fulton se encuentra en medio de una actualización de $523.5 millones a su sistema de agua y alcantarillado que incluye la inspección de más de 2 mil  millas de tubería. Clark dijo que una vez que el sistema haya sido evaluado en su totalidad, espera que se planifiquen más proyectos para mejorar el sistema.

Al norte del condado, las fuertes lluvias provocaron derrames en noviembre, diciembre, enero y febrero que totalizaron más de 18 millones de galones en Azalea Drive y Riverside Road, cerca del río Chattahoochee.

Shahbazaz dijo que el área de Azalea Drive ha sido un problema durante muchos años, pero los recientes sucesos son sorprendentes, "Cuando tenemos mucha lluvia, vemos muchos derrames en esa área", dijo. “… ¿cuarenta millones de galones más en un corto período de tiempo? Incluso para el condado de Fulton, eso no es normal ".

Clark dijo que los derrames en el norte, y los 1.8 millones de galones que se derramaron en Camp Creek, en Cochran Road, ocurrieron cuando las vías fluviales se desbordaron en sus orillas y el agua del río entró en el sistema de alcantarillado a través de tapas de pozo. El condado tiene planes de aumentar sus tapas de registro para evitar problemas similares en el futuro, pero ese trabajo no se ha completado. Se espera que estén listas este año.

Bill Cox, el superintendente del área de Recreación Nacional del Río Chattahoochee, dijo que los desbordes habrían sido un problema mayor en el verano, cuando más gente va al río a nadar o pescar. Ahora, dijo, los flujos han sido altos y, por lo tanto, menos personas han estado expuestas a las aguas residuales sin tratar en el agua.

"Necesitamos asegurarnos de mantener las aguas residuales en las líneas de alcantarillado y no en el río, les hemos animado a lo largo de los años para que toquen el tema, pero no sé cuánto tiempo tomará. Nos dijeron que el problema estaría resuelto en 2017. Es 2019 y todavía estamos teniendo estos eventos", dijo Cox.

El condado tiene hasta el final de marzo para responder a la carta de violación de EPD, mientras tanto, Clark dijo que espera tener una respuesta lista la próxima semana. En un memorando interno a los comisionados del condado de Fulton, además su oficina planea inspeccionar cerca de 19 millas de tuberías de alcantarillado este año para identificar cualquier problema potencial que podría llevar a fallas o derrames. La meta del Condado de Fulton debería ser mantener los derrames a menos de 500 mil galones de aguas residuales al año, según Clark.

El condado seguramente enfrentará las consecuencias de los reguladores estatales por los derrames, incluidas las posibles multas, según Shahbazaz, el regulador estatal. Fulton tendrá que controlar la calidad del agua en cada uno de los ocho ríos y arroyos que tuvieron derrames de aguas residuales durante un año. Shahbazaz dijo que algunos ríos se recuperan rápidamente, particularmente si hay mucha lluvia para diluir la materia fecal, pero otros tardan más, "nadie puede corregirlo, hay que darle su tiempo a la naturaleza", dijo Shahbazaz.

¿Cuáles son los riesgos para la población?

Estos derrames de aguas de alcantarillado a menudo significan niveles elevados de bacterias E. coli, que podrían provocar erupciones, infecciones en los ojos y oídos, trastornos gastrointestinales y otras enfermedades, según informan las autoridades.

En los últimos cinco meses, el condado de Fulton ha tenido un gran aumento en los derrames de aguas residuales con más de 40 millones de galones que ingresan a las vías fluviales locales. El desglose ha afectado a los reguladores estatales y ha planteado posibles problemas de salud pública. Después de un derrame de aguas residuales, puede ser peligroso estar cerca de un río que fue afectado, pero con la lluvia intensa y el paso del tiempo, las vías fluviales son seguras y han pasado varias semanas desde el último derrame importante.

Algunos sistemas de agua pueden cambiar de donde obtienen agua para evitar traer agua contaminada. Una vez que se trata el agua, está bien beber sin importar los derrames.