Los Patriots vencen a los Rams en el Súper Tazón con menos puntos en la historia de la NFL.

Los Patriots se llevan el Super Bowl LIII

Los Patriotas de Nueva Inglaterra celebran al momento de ganar el Super Bowl LIII

Las ofensivas brillaron por su ausencia durante el Súper Tazón LIII, pero el dramatismo igual no se hizo esperar. El Súper Bowl LIII se suponía que fuera un partido donde las ofensivas destacaran, pero en cambio lo que se vivió en el Mercedes Benz Stadium de Atlanta fue un duelo cerrado, con pocos puntos, donde el equipo que aprovechó mejor sus oportunidades terminó levantando el trofeo Vince Lombardi.

Los Patriots se alzaron con su sexto Súper Tazón al derrotar a los Rams de Los Ángeles por 13 a 3 en el juego de campeonato con menor cantidad de puntos anotados en la historia de la NFL.

La tónica del partido quedó marcada en el mismísimo primer avance de los Patriotas, cuando el primer pase de Tom Brady resultó en una intercepción a favor de Los Ángeles. De ahí en adelante, fueron las defensivas las que se apoderaron del encuentro, asfixiando a la segunda y quinta mejores ofensivas de la temporada regular.

La primera mitad contó con dos nuevos récords, ambos de carácter defensivo. Los Rams tuvieron que despejar en sus primeras ocho posesiones, superando la antigua marca por dos patadas y el marcador final de la primera mitad, 3-0 a favor de los Patriotas, fue la menor cantidad de puntos anotados en la primera mitad de un Súper Tazón.

En la segunda mitad se rompieron otro par de marcas, también de carácter defensivo. El despejador de Los Ángeles, Johnny Hekker, se convirtió en dueño del despeje más largo en la historia de un Súper Bowl, bombeando una patada de 65 yardas, una yarda más que la marca anterior.

Tras culminar tres cuartos, el marcador entre ambos equipos marcaba una paridad a 3 tras un gol de campo anotado por cada equipo, la menor cantidad de puntos durante los primeros tres cuartos de un duelo de campeonato.

El único y decisivo touchdown del juego fue anotado por el corredor Sony Michel, exjugador de la Universidad de Georgia, cuando restaban siete minutos en el reloj.

En la siguiente posesión, los Rams desperdiciaron lo que a la postre sería una de sus últimas oportunidades del partido cuando el mariscal de campo Jared Goff fue interceptado por Stephon Gilmore en la yarda cuatro.

Con el triunfo, los Patriotas suman su tercer Súper Tazón en los últimos cinco años e igualan la marca de más victorias en el magno partido, igualando a los Acereros de Pittsburgh con su sexto anillo de campeón.