La búsqueda de un intérprete para un dialecto Maya provocó retrasos en la sentencia de una agresor sexual

HALL.- Un hombre hispano que enfrentaba cargos de agresión sexual aceptó un acuerdo de culpabilidad luego de que el caso se retrasó debido a una problemática de traducción de un lenguaje inusual.

Ante la problemática de comunicación, Marcos José-José, de 53 años, aceptó una declaración negociada en un caso de agresión sexual. El pasado 6 de septiembre se declaró culpable de un cargo modificado en el delito de agresión sexual.

Originalmente fue acusado de abuso sexual de menores y tráfico de una persona por servidumbre sexual, y el último cargo fue desestimado en el acuerdo.

El tribunal había intentado llevar a cabo una audiencia para José, que habla el dialecto maya Q’anjob’al.

El idioma se habla principalmente en Guatemala y es uno de los más de 20 lenguas habladas en ese país centroamericano.

El proceso requirió que el intérprete inglés-español Guillermo Arenas hablara español con el intérprete de Q’anjob’al por teléfono, quien lo traduciría al idioma maya para José.

Arenas dijo que a menudo es difícil encontrar intérpretes, particularmente en un idioma como Q’anjob’al, con experiencia o capacitación en el entorno legal que los prepararía para trabajar en una sala del tribunal.

José recibió una pena privativa de libertad de cinco años que fue "suspendida tras la deportación de los Estados Unidos", según los documentos de la sentencia.

Este tipo de sentencia suspendida significa que el acusado probablemente será deportado de inmediato y solo cumplirá el tiempo en prisión si regresa a los Estados Unidos.