(TELEMUNDO ATLANTA).- El desorden y el caos reinaron en las calles de Minneapolis pese a la presencia de la policía. Los manifestantes prendieron fuego en casas y edificios, como forma de protesta contra los crímenes de odio suscitados en lo que va del año en Estados Unidos.

El caso más reciente es el de George Floyd de 46 años de edad, quien fue aprehendido por dos oficiales de policía por un presunto cargo de falsificación. Uno de los agentes sometió a Floyd y lo mantuvo durante cinco minutos en el suelo, colocando su rodilla en el cuello del afroamericano, hasta provocar su muerte según se aprecia en un video difundido en redes sociales.

 La noche del jueves, el alcalde de Minneapolis, Jacob Frey, pidió a los quejosos "honrar la memoria de Floyd predicando el amor y la paz". Y reiteró que los sucesos violentos "son el resultado de la acumulación de ira y tristeza arraigadas en nuestra comunidad no sólo por cinco minutos de horror sino por 400 años".