ATLANTA. -Los padres del pequeño Ángel Martínez recibieron una noticia sorpresiva por parte de su abogada cuando llegaron a su oficina en Atlanta. Ellos viajaron desde la ciudad de Albany, Georgia, y manejaron por tres horas. Estaban preocupados por la reciente decisión de la administración Trump para suspender el programa de protección contra deportación de padres indocumentados con hijos enfermos. La experta en leyes les dijo que su caso seguía adelante y “no había peligro de deportación”.

El hijo de 3 años de Eva y Nahum padece de cáncer. Desde hace un año ha estado recibiendo tratamiento y sus padres solicitaron con la ayuda de una experta en leyes una acción diferida para no ser deportados con el objetivo de garantizar su tratamiento. Pero en la última semana de agosto se conoció que la administración Trump envió cartas a varios padres bajo esta acción diferida de niños enfermos que debían abandonar el país.

“Nos dimos cuenta de la decisión del gobierno de que estaban suspendiendo ese programa hasta que varios abogados presentamos denuncias. No se avisó nada al respecto”, dice Iliana Dobrev, abogada de la firma Castan & Lecca.

Pero esta semana se conoció que el gobierno federal mantendrá en pie el programa para estos padres o niños enfermos de la acción diferida. “Pienso que el gobierno se ve muy mal dirigiendo esta medida a una población indocumentada muy vulnerable”, dice Dobrev.

El gobierno federal envió cartas a varios padres con niños enfermos y que tenían acción diferida de deportación. La decisión entró en efecto el 7 de agosto y los que recibieron la carta debían abandonar el país en 33 días. La abogada alertó a sus clientes que estaba sucediendo eso, lo que sumergió en preocupación a los padres de Ángel.

La madre dice hace un año que se enteró que su hijo tenía leucemia pensó que las cosas en este país se les complicarían ya que no cuentan con documentos migratorios. Tienen 3 hijos nacidos en Estados Unidos, pero la acción diferida en la que están amparados le ayudó.

“Fue un sufrimiento muy grande cuando me enteré de lo de mi hijo, pero es un alivio saber que esa decisión de no deportar a los padres bajo este programa me da tranquilidad”, dice Eva González, madre de Ángel.

El padre del niño, Nahum Martínez, dice que fue una agonía estos días después de conocerse la decisión que afortunadamente después quedó sin efecto.

Pero la abogada Dobrev dice que aunque los padres con niños enfermos protegidos bajos esta acción diferida continúa en pie, los nuevos solicitantes que quieran ampararse bajo el beneficio no lo podrán hacer.

La familia Martínez González llegó desde México en el año 2005 y han construido una vida en el país sin crear un mal récord, dice Dobrev.

El tratamiento para el pequeño Ángel durará aproximadamente cinco años les dijeron los doctores a sus padres. Estaría libre de cáncer para ese entonces.

USCIS anunció el lunes que reabrirían los casos de acción diferida que estaban pendientes cuando la agencia finalizó el programa el 7 de agosto. "Si bien es apropiado limitar el papel de USCIS en la acción diferida, USCIS completará el total de casos que estaba pendiente el 7 de agosto", dice la agencia gubernamental, señalando también que aquellos cuyas solicitudes fueron denegadas como resultado de la finalización del programa "no han sido objeto de deportación".