LAWRENCEVILLE. -Lou Solís, segundo al mando en la Oficina del Alguacil del Condado de Gwinnett, responde ante las preguntas de Telemundo sobre el programa 287g que se ejecuta en la cárcel, el cual dicen activistas hispanos, sirve para separar familias a través de la deportación. Él dice que todos los que son llevados a la cárcel están separados de sus familias, sin importar el programa. “Nosotros no estamos separando a nadie”, agrega. “Son los departamentos de policía los que traen a la gente aquí”, “Duluth, Norcross, Lilburn”.

Cuando las personas llegan son procesadas bajo el sistema conectado al gobierno federal para saber si están o no indocumentadas.

La vocera de la Oficina del Alguacil nos explicó cuáles son los pasos que siguen. El proceso del programa inicia después de que las personas han sido fichadas en la cárcel por los cargos que fueron llevados, dice Shannon Volkodav.

Volkdav dice que en esta oficina se le hace a la persona una búsqueda sobre su estatus inmigratorio. O pueden hablar con alguien si son víctimas de crímenes y se les puede ayudar, dice. Agrega que este programa 287g tiene agentes del alguacil entrenados por ICE para analizar a las personas nacidas en el extranjero y son traídas a la cárcel con cargos criminales para verificar su estatus migratorio.

“Si se determina si la persona esta indocumentada en el país. Se entrega a las autoridades de ICE”, dice.

A esta vocera se le preguntó si ICE decide no procesar a alguna persona por haber sido llevada al lugar por no poseer licencia. “Es algo que tiene que preguntarle a ICE”, dice. “No puedo hablar por ICE agrega, pero cualquiera que es arrestado por manejar sin licencia de conducir en el condado de Gwinnett, sin importar si es o no ciudadano de los Estados Unidos o están en el país indocumentados, el proceso es igual.

Los agentes que trabajan en el proceso del 287g, aunque son miembros de la oficina del alguacil local, tienen en ese momento un rango de agentes federales y se nos pidió no mostrar ni sus rostros ni la oficina en donde ellos se encuentran. Pero Volkodav dice que ellos también están entrenados para identificar a víctimas de violencia doméstica, tráfico de personas o víctimas de crímenes cuando las interrogan.

Pese a las fuertes críticas de este divisivo programa, Lou Solís insiste que la única separación que hacen en la cárcel es cuando detienen a una persona por alguna razón.

El jefe Solís también dice que el programa 287g manda un mensaje a los criminales, para que no vengan a Gwinnett. Pero Adelina Nicholls de la Alianza Latina para los Derechos Humanos de Georgia cuestiona esas declaraciones, y dice que hay una doble moral por parte de los que ejecutan este programa de identificación de indocumentados.

Volkodav dice que gracias al programa 287g ICE no tiene que realizar redadas porque personas indocumentadas son procesadas en la cárcel y no tienen que buscarlos.

Pero este programa no solo ha servido para separar familias con la deportación, dicen activistas, sino para perfilar racialmente, agrega Nicholls.

Pero el alguacil dice que ha reducido la criminalidad en el condado y la población en la cárcel.

Conozca más detalles en nuestra próxima edición de la serie especial, 287g, Máquina de Deportación.