(TELEMUNDO ATLANTA).- Un detective hispano que murió en cumplimiento de su deber en el año 2000 recibió un homenaje especial, al nombrarse un puente en su memoria. 

El puente "Hugo Arango" se encuentra en la ciudad de Doraville. En la ceremonia de develación de la placa con su nombre estuvieron presentes sus familiares, algunos de sus compañeros de trabajo y el alcalde de la demarcación.

Varios voluntarios participaron en la plantación de 40 árboles en donde se encuentra el puente. Arango murió el 13 de mayo de 2000; él estaba interrogando a dos sospechosos de robar automóviles. Al revisar a uno de ellos, este tenía un arma; se efectuó un forcejeo y se desarrolló un tiroteo que acabó con su vida. 

Arango tenía 24 años y había trabajado para el Departamento de Policía de Doraville durante seis años.


TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR: