Así es la primera fotografía de un agujero negro

(TELEMUNDO ATLANTA).- Un equipo internacional de astrónomos trabajo en conjunto para obtener la primera fotografía de un agujero negro.

La imagen que está dando la vuelta al mundo se trata de un agujero negro supermasivo que se encuentra en medio de una galaxia distante.

Agujero negro: Un monstruo en una galaxia lejana

El pozo gravitacional tiene un diámetro de 40.000 millones de km, tres millones de veces más que el diámetro de la Tierra, fue descrito por los científicos como "un monstruo".

El agujero negro se encuentra a 500 trillones de km de nuestro planeta y fue fotografiado gracias a un proyecto internacional que combinó el poder de ocho radiotelescopios alrededor del mundo para formar un “súper telescopio”.

La comunidad científica internacional unió esfuerzos

El “Event Horizon Telescope” o EHT, es una colaboración en la que participan cerca de 200 científicos.

El EHT buscaba fotografiar la silueta circular opaca que un agujero negro proyecta sobre un fondo más brillante. En teoría la imagen que se captó en realidad es la sombra que proyecta el agujero negro.

El borde de esa sombra es el llamado horizonte de sucesos, el punto de no retorno más allá del cual la gravedad es tan extrema que incluso la luz no puede escapar.

El profesor Heino Falcke, de la Universidad Radboud en Holanda, fue quien propuso originalmente el experimento, el agujero negro se encuentra en el corazón de la galaxia M87 en la constelación de Virgo.

"Lo que vemos en la imagen es más grande que todo nuestro Sistema Solar", afirmó Falcke.

"Tiene una masa que equivale a 6.500 millones de veces la masa del Sol. Y creemos que es uno de los agujeros negros más pesados que existen, es un absoluto monstruo, el campeón de peso pesado de los agujeros negros del Universo".

El anillo rodea un agujero oscuro perfectamente circular. La parte brillante de la foto corresponde a gases supercalentados que están cayendo en el agujero negro. Esa luz es más brillante que la de todos los miles de millones de otras estrellas de la galaxia combinadas, y por eso es posible captarla desde la Tierra.

Es un objeto con una atracción gravitacional tan potente que ni siquiera la luz puede escapar de él.

La imagen coincide con lo imaginado tanto por físicos teóricos como por directores de cine, de acuerdo a Ziri Younsi, investigador de University College London, quien es parte del proyecto EHT.

"Si bien son objetos relativamente simples, los agujeros negros plantean algunos de los interrogantes más complejos sobre la naturaleza del espacio, del tiempo, y por último, de nuestra existencia".

"Es extraordinario que la imagen que observamos sea tan similar a la que predecían nuestros cálculos teóricos. Así que según parece, un vez más Einstein tenía razón" dijo Younsi.

El logro destapa nuevas incógnitas

Tener la primera fotografía real de un agujero negro permitirá a los investigadores aprender más sobre estos objetos misteriosos. Es un nuevo punto de partida, ya que nadie sabe con certeza cómo se forma el anillo brillante y algo aún más intrigante es qué sucede cuando un objeto entra al agujero negro.

El profesor Falcke tuvo la idea de combinar telescopios para obtener una imagen de un agujero negro cuando era estudiante de doctorado en 1993.

Falcke promovió su idea durante dos décadas hasta que finalmente logró convencer al Consejo de Investigaciones Europeo que aportó los recursos financieros para el inicio del proyecto.

La Fundación Nacional de Ciencia de Estados Unidos y agencias en el este de Asia se sumaron luego con sus propios fondos a la iniciativa, que requirió más de $50 millones de dólares.

¿Cómo lograron captarlo?

Se combinó el poder de ocho radiotelescopios alrededor del mundo

Ningún telescopio es lo suficientemente potente como para captar la imagen de un agujero negro.

Por ello se requirió una red de ocho observatorios combinados, en el proyecto EHT, que puede entenderse como un telescopio de tamaño de la tierra.

El director del EHT es el profesor Sheperd Doeleman, del Centro de Astrofísica Harvard Smithsonian, un proyecto conjunto de la Universidad de Harvard y del Instituto Smithsoniano.

Los telescopios que integran el EHT se encuentran en volcanes en Hawái y México, montañas en Arizona y en la Sierra Nevada en España, en el Desierto de Atacama en Chile y en la Antártica.

Procesar los datos obtenidos fue un reto

La información que obtuvieron era demasiado pesada como para ser enviada por internet. Los datos fueron almacenados en cientos de discos duros que fueron transportados por avión a centros de procesamiento en Boston y Bonn que sintetizaron la información.

Es el inicio de más investigaciones

El mismo equipo también busca obtener una foto de Sagitario A* o Sgr A*, el agujero negro masivo en el centro de nuestra propia galaxia, la Vía Láctea.

A pesar de ser un objeto mucho más cercano a la tierra, es más difícil lograr una imagen de Sagitario A* que de un agujero negro en una galaxia distante, eso se debe a que, por razones aún desconocidas, el anillo de fuego en torno al agujero negro de la Vía Láctea es más pequeño y menos brillante.