Florida afirma que Georgia usa mucha agua; regresarán a los tribunales para pelear derechos sobre los ríos

(TELEMUNDO ATLANTA).- Los estados de Georgia, Alabama y Florida se verán de nuevo en la corte por una larga disputa de casi 30 años sobre los derechos de las aguas de los ríos que comparten.

Florida afirma que Georgia usa demasiada agua de los ríos Chattahoochee y Flint, y no es suficiente para llegar hasta el río Apalachicola y la bahía en la parte noroeste de la península, conocida popularmente como "el Panhandle".

A finales de 2013, Florida pidió a la Suprema Corte que limitara la cantidad de agua que Georgia podía usar, alegando que hay daños al medio ambiente, particularmente a las ostras de la bahía y los árboles de miel de Tupelo.

Sin embargo, el centro de todo el litigio no es demostrar si hay daños o no, sino determinar si obligar a Georgia a limitar su uso del agua sería realmente una solución y ayudaría a revivir la industria de las ostras.

Alabama no estará involucrada en este caso particular, pero ha dado su apoyo a Florida.

En busca de respuestas

Un caso como este, donde un estado demanda a otro, va directamente a la Corte Suprema de los Estados Unidos. Pero debido a que las leyes sobre derechos de agua son sumamente complicadas, los jueces asignaron a un magistrado especial para considerar la evidencia y hacerles una recomendación.

Ese fue el juez Ralph Lancaster, de Maine, quien en 2017 -después de revisar miles de documentos, alegatos y material de apoyo y opiniones de expertos- dijo que aunque sentía empatía por la situación de Florida recomendaba desestimar el caso por una cuestión técnica.

El caso volvió a manos de la Corte en 2018 y asignaron a un nuevo juez (Paul Kelly, de Nuevo México) para revisar todo de nuevo.

Expertos han dicho que Georgia había sido irresponsable en la gestión del agua. Sin embargo, dicen que la opción de limitar el uso del agua a Georgia no aliviaría daría una solución a los problemas antes expuestos. Esto debido a que el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE.UU. son los encargados de operar represas en el sistema fluvial, y no es parte del caso.

El origen del problema

La cuenca del río Apalachicola-Chattahoochee-Flint incluye tres ríos principales: el Chattahoochee se nace al noreste del Lago Lanier y fluye a lo largo de la frontera de Alabama; y el río Flint, que comienza como una colección de arroyos no lejos del aeropuerto internacional Hartsfield-Jackson y fluye hacia el suroeste a través de las tierras agrícolas de Georgia. 

Ambos ríos se funden en el Lago Seminole y forman el río Apalachicola, que desemboca en el Golfo de México por el Panhandle de Florida.

La cuenca sirve como la principal fuente de agua potable para más de 4 millones de personas, incluso cerca del 70% de la población del área metropolitana de Atlanta.

También hidrata a la agricultura, la generación de energía, las factorías, la pesca comercial y la industria de la diversión.

La nueva audiencia

El juez Kelly escuchará argumentos orales de los representantes legales de Florida y Georgia en una sala de Albuquerque y deberá dar una nueva recomendación a la Corte Suprema en los próximos meses.

Los magistrados supremos podrán entonces aceptar sus conclusiones o rechazarlas, en cuyo caso podrían desestimar el caso u ordenar a un tercer juez revisar todo de nueva cuenta.