(TELEMUNDO ATLANTA).- El tráfico humano es una de las empresas delictivas más grandes y de más rápido crecimiento en el mundo. El Departamento de Justicia de Estados Unidos informó en 2015 que la trata sexual era la segunda industria delictiva más grande, con niños identificados como víctimas en casi la mitad de los casos de trata sexual.

El Centro Nacional para Niños Desaparecidos y Explotados (NCMEC) recibió más de 23,500 informes solo en 2019 de jóvenes que habían huido; uno de cada seis probablemente fue víctima de la trata de niños con fines sexuales. Es increíble que, hace apenas 20 años, muchos gobiernos no reconocieran la existencia de la trata de personas.

No fue hasta el año 2000 que el gobierno de los Estados Unidos aprobó la primera ley federal para abordar la esclavitud moderna, en la forma de la Ley de Protección de las Víctimas de la Trata de Personas de  Estados Unidos. En 2007, el Senado estableció el 11 de enero como el Día Nacional de Concientización sobre la Trata de Personas.

Tres años después, el entonces presidente Barack Obama emitió una proclamación declarando el mes de enero como el Mes Nacional de Prevención de la Esclavitud y la Trata de Personas. El compromiso de combatir la trata de personas fomenta una evolución continua no solo en el trabajo que hacemos, sino en cómo lo hacemos. Cada 11 de enero brinda la oportunidad de reflexionar sobre lo que cada uno de nosotros puede hacer en la lucha contra la trata de personas y su impacto, así como demostrar nuestro apoyo a las víctimas de la trata.

Tráfico de personas: una realidad que muchos ignoran

Historias recientes de trata de personas, como el caso contra Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell, la controversia sobre el contenido que aparece en el sitio web de PornHub y la confusión sobre el movimiento #SaveTheChildren han acaparado la atención de los medios.

La realidad de la amenaza de la trata de personas ha provocado un aumento de la atención pública. Sin embargo, con la falta de responsabilidad con respecto a la precisión de la información en las plataformas de redes sociales, el relato sensacionalista de eventos y las afirmaciones de la teoría de la conspiración, puede ser difícil diferenciar los hechos de la ficción.

Hay muchas formas de garantizar que la trata de personas, y la lucha interminable contra ella, reciba la atención que merecen estos actos:

Muestra tu dedicación a crear conciencia sobre la trata de personas vistiendo azul, el color internacional de la concientización sobre la trata de personas y publica fotografías en las redes sociales de ti, amigos, familiares y compañeros de trabajo vistiendo de azul. ¡No olvides usar la etiqueta #WearBlueDay!

Busca más informacion sobre las realidades de la trata de personas; esto te ayudará a convertirte en un defensor eficaz de la seguridad de tu familia, comunidad y sociedad. Habla con tus hijos, familia y todos quienes te rodean sobre este tema e instrúyelos, mientras más personas tomen conciencia sobre esta realidad, más facil será luchar contra ella.

Juntos, podemos trabajar para poner fin a este crimen atroz en todo el mundo.