Detectan super hongo resistente a los medicamentos en Georgia

ATLANTA.- Un hongo infeccioso de gran peligro continúa propagándose por todo el mundo, se ha reportado su presencia en 14 estados de EE.UU., incluido Georgia.

Candida auris, es un super hongo muy resistente a múltiples medicamentos antimicóticos comúnmente utilizados para tratar infecciones y es difícil de identificar con los estudios de laboratorio estándar, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Atlanta (CDC).

El hongo habita principalmente en hospitales y hogares de ancianos e infecta principalmente a las personas con sistemas inmunes debilitados, fue identificado por primera vez en 2009 en el oído de una mujer japonesa de 70 años.

Los CDC han confirmado 806 casos de C.auris en los Estados Unidos, con la mayoría de las infecciones en Nueva York e Illinois.

Ya se han detectado treinta casos probables adicionales, que se identificaron cuando los laboratorios con casos actuales de C. auris revisaron registros de microbiología anteriores.

Estas son las cifras del informe más reciente:

  • California: 5 confirmados, cero probables
  • Connecticut: 1 confirmado, cero probables
  • Florida: 24 confirmados, cero probables
  • Georgia: 1 confirmado, cero probables
  • Illinois: 227 confirmados, cuatro probables
  • Indiana: 2 confirmados, cero probables
  • Maryland: 5 confirmados, cero probables
  • Massachusetts: 8 confirmados, cero probables
  • Nueva Jersey: 137 confirmados, 22 probables
  • Nueva York: 388 confirmados, cuatro probables
  • Oklahoma: 2 confirmados, cero probables
  • Texas: 5 confirmados, cero probables
  • Virginia: 1 confirmado, cero probables

Los CDC dice que considera que C. auris es una seria amenaza para la salud mundial debido a que es muy resistente a múltiples fármacos, se necesitan laboratorios altamente especializados para su detección y ha provocado brotes infecciosos en entornos sanitarios controlados.

Es importante identificar rápidamente el C. auris en un paciente hospitalizado para que las instalaciones de salud puedan tomar precauciones especiales para detener su propagación.

Se han identificado casos aislados de C. auris en Austria, Bélgica, Chile, Costa Rica, Grecia, Italia, Irán, los Países Bajos, Noruega, Suiza, Taiwán, Tailandia y los Emiratos Árabes Unidos.

Los brotes múltiples se han presentado en Australia, Bangladesh, Canadá, China, Colombia, Francia, Alemania, India, Israel, Japón, Kenya, Kuwait, Malasia, Omán, Pakistán, Panamá, Rusia, Arabia Saudita, Singapur, Sudáfrica, Corea del Sur, España, Reino Unido, los Estados Unidos y Venezuela; en algunos de estos países, se ha documentado una extensa transmisión de C. auris en más de un hospital.

"Estamos preocupados por el aumento de las infecciones resistentes en la comunidad, que pueden poner en riesgo a más personas, hacer que la propagación sea más difícil de identificar y contener, y amenazan el progreso logrado para proteger a los pacientes en la atención médica", dice un informe de los CDC, "La aparición y propagación de nuevas formas de resistencia sigue siendo una preocupación".

La Universidad de Rutgers un contrato de $300,000 dólares durante dos años para combatir la propagación de la infección como parte de la Iniciativa de Soluciones de Resistencia a los Antibióticos de los CDC.

"Está actuando como una superbacteria", dijo Paige Armstrong, oficial del Servicio de Inteligencia Epidémica de los CDC. "Sin un control adecuado de la infección y una respuesta realmente rigurosa, podría conducir a más casos en los Estados Unidos".

¿Qué es la Candida auris?

La Candida crece como levadura, y los síntomas incluyen dificultad para tragar, ardor, picazón genital y, a veces, una secreción similar al queso que se ve blanca, según los CDC.

Sigue estos consejos para evitar contraer la enfermedad:

Una de las mejores maneras de prevenir la propagación de gérmenes peligrosos como C. auris en entornos de atención médica es una buena higiene de manos.

Lavarse las manos con frecuencia puede ayudar a prevenir su propagación.

La identificación temprana y precisa, las prácticas rigurosas de control de infecciones y la comunicación entre las instalaciones son clave para reducir la propagación en entornos de atención médica.

El control adecuado de la infección implica el lavado constante de las manos, el uso de equipos de protección personal y la limpieza y desinfección de equipos médicos y el entorno sanitario.