Trabajadores domésticos no abastecen la demanda en la industria agrícola

Desde el 1997 rancheros de Estados Unidos han dependido grandemente de un programa migratorio que provee un permiso temporal de trabajo a obreros del exterior. 

SYLVESTER (Telemundo Atlanta).- El campo está rebosante de sandías listas para ser cosechadas y en la plenitud del terreno solamente hay seis empleados. Esta ha sido la mano de obra con la que un contratista agrícola ha tenido que maniobrar durante los primeros 10 días de la temporada. 

Jesús Robledo es contratista de la compañía Sweet Water, empresa productora y distribuidora de sandías. En él recae la responsabilidad de abastecer los campos con mano de obra del exterior debido a la falta de trabajadores en Estados Unidos con la experiencia y voluntad de sacrificar largas horas bajo el sol.

"Yo he estado buscando por todos lados, de hecho estoy gastando un tanque de gas buscando a gente a diario y no he encontrado", lamentó Robledo. "Hay gente que te promete que viene pero no llega".

La situación es desesperante para los agricultores. Luego de sufrir pérdidas por años de sequías, incendios y huracanes, el 2019 ha sido un año benevolente con ellos. Las temperaturas y la humedad se han mantenido en niveles favorables para la frutas típicas de la región. Cuando esperaban un respiro, es la burocracia la que los tunde de nuevo.

Desde el 1997, el programa H-2a ha permitido a contratistas a reclutar mano de obra en el exterior para compensar por los trabajadores que no consiguen nivel local. En el año fiscal 2018 Georgia fue el estado que más permisos recibió  con un total de 32,364 plazas aprobadas por el Departamento de Trabajo de Estados Unidos (DOL por sus siglas en inglés). A Georgia le siguen Florida, Washington y Carolina del Norte. En lo que va de año fiscal 2019, en Georgia se han aprobado más de 16,000 puestos en el sector agrícola a través del H-2a. 

Demoras en el proceso

Robledo solicitó 74 empleados, pero pese a la fecha pautada para su llegada era a finales de mayo, aún siguen en México. "Todos vamos a sufrir las consecuencias", dijo Robledo. 

Las solicitudes pasan por un proceso de certificación que inicia con DOL y luego procede a jurisdicción de las autoridades migratorias estadounidense. Entre enero y marzo de este año el DOL ha procesado a tiempo 78 por ciento de las solicitudes recibidas, es decir 30 días antes de la fecha que los trabajadores necesitan estar en los campos. Una cifra que en los pasados cinco años se ha mantenido entre 90 y hasta 98 por ciento de productividad administrativa. 

El organismo atribuyó este atraso a varios factores. Primeramente por el volumen de solicitudes que recibió. Durante los primeros seis meses del año fiscal 2019, DOL recibió 1.000 solicitudes adicionales a previos años para más de 10.000 plazas de obreros, un aumento de 14 por ciento, según el organismo.

Un portavoz de la agencia agregó que la oficina central de operaciones en Chicago tuvo que cerrar por varios días debido a las tormentas invernales de enero de 2019. Además, este mismo centro se vio afectado por 8 días debido a fallas técnicas en el sistema de iCert, la plataforma digital que utilizan los solicitantes. Esto debido a un aumento en el número de visas H-2b. La agencia dijo que está desarrollando un nuevo sistema para sustituir iCert el cual proyectan que podría estar disponible este año para H-2a. 

Una vez DOL certifica la solicitud del contratista, el procedimiento recae bajo autoridades migratorias. En el caso de Robledo y su compañía Robangi LLC. su solicitud está en proceso administrativo en el consulado americano en Monterrey. Las autoridades migratorias no especificaron el por qué de la demora. 

Lo que sí queda claro ante los ojos de quienes administran el campo es que el atraso podría causar serias pérdidas para rancheros como Carr Hussey, uno de los socios de Sweet Mama, la compañía asociada con Robledo. 

Contratistas agrícolas con las manos atadas

Jesús Robledo teme a que en esta temporada tanto su empresa como la de su patrón sufran grandes pérdidas por un presunto atraso administrativo del gobierno estadounidense.

"Si logramos conseguir a los trabajadores en los próximos 4-5 días quizás podríamos salir de esta, pero nadie sabe realmente lo que puede pasar", expresó Hussey. Agregó que aunque es difícil medir monetariamente la pérdida debido al cambio de valor del producto, su empresa podría perder hasta 1 millón de dólares si no consiguen la mano de obra necesaria a tiempo. 

En lo que consiste de un día de producción regular, Robledo dijo que sus trabajadores recolectan entre 25-30 camiones con carga de sandías. Durante la visita de Telemundo Atlanta, la mano de obra no abastaba ni para un autobús. 

Esta no es la primera vez que Robledo y otros contratistas ven este atrazo. A raíz de esta experiencia, Charles Hall, director ejecutivo de la Asociación de Verduras y Frutas de Georgia dijo que es recomendable que los afectados contacten a la oficina de sus congresistas en Washington. "Generalmente ellos tienen la potestad de intervenir y en ocasiones puede tomar un día y a veces varias semanas para resolver el inconveniente que está impidiendo que estos trabajadores puedan cruzar la frontera", dijo el director. 

Allison Crittenden del American Farm Bureau Association dijo que es algo que pasa con frecuencia. "Aquí realmente la única solución es que el gobierno busque las medidas para agilizar el proceso", dijo via telefónica. 

Crittenden agregó que la falta de mano de obra en los campos se debe en parte a la baja taza de desempleo de 3.6 por ciento en Estados Unidos. "Es un trabajo físicamente difícil y además los estadounidenses quieren un trabajo consistente y que no sea temporal", dijo Crittenden, directora de asuntos congresionales del American Farm Bureau.  "Sin los trabajadores de H-2a posiblemente veríamos una falta de trabajadores aun más drástica en el sector agrícola", dijo Crittenden. 

"Nosotros no queremos hacer daño a nadie, solo queremos contribuir a la economía del país", dijo Robledo quien a la fecha de ser publicada esta nota, no había sido notificado el estatus de los trabajadores H-2a.