(TELEMUNDO ATLANTA).- El recién pasado jueves fue una noche emotiva para los educadores del condado de Cobb que perdieron a dos de los suyos en sólo un día.

Alrededor de 100 personas protestaron frente a la Junta Escolar del Condado de Cobb con un mensaje: Sólo quieren evitar más muertes, porque no es seguro regresar al aula tras el creciente aumento de casos de la COVID-19.

"Sé que la educación virtual no es la mejor opción, pero también sé que los estudiantes que tienen un maestro muerto o ellos mismos mueren o sus abuelos mueren está lejos de ser la mejor o más segura opción", dijo la doctora Brandy Judkins.

Muchos maestros sostenían carteles que decían: "Un equipo, un objetivo. Mantenerse con vida". Otro letrero decía: "¿Cuántos deben morir?".

La maestra de Kemp Elementary, Dana Johnson, murió el recién pasado jueves. Fue hospitalizada con COVID-19 en diciembre. Y Cynthia Lindsey, paraprofesional de la Escuela Primaria Sedalia Park, también murió el jueves.

Lindsey pasó los últimos 12 días con un ventilador que le proveía oxígeno suplementario; el diagnóstico fue coronavirus y neumonía.

"Me rompe el corazón. Los empleados no deberían tener que morir para hacer su trabajo", dijo Judkins.

Un miembro de la Junta Escolar dijo que le alegraba el corazón ver a los profesores hacer oír su voz. "Tengo corazón y alma y sé que esto es desgarrador y no hay palabras que puedan hacer que todo esté bien. Quiero que sepan que soy un hombre de oración. Estoy rezando y también soy un hombre de acción. Haremos el trabajo, lo que sea necesario", dijo Jaha Howard, miembro de la Junta Escolar.

Los amigos han creado un GoFundMe para la familia de Johnson AQUÍ.

El GoFundMe para Lindsey está AQUÍ.