(TELEMUNDO ATLANTA).- El oscuro patrón económico de Estados Unidos continúa, luego de poner al país en su peor momento desde la Gran Depresión.

Se estima que 2.4 millones de personas solicitaron beneficios de desempleo sólo la semana pasada, según cifras del Departamento del Trabajo publicadas este jueves.

La noticia no tardó en provocar pérdidas en Wall Street y, por si fuera poco, un nuevo análisis de la organización Black Night, señala que sólo en abril 1.6 millones de personas dejaron de pagar sus hipotecas.

Mientras tanto, el presidente Donald Trump prefiere dar buena cara a una crisis que ha cobrado más de 93.000 vidas en territorio nacional.

De acuerdo con un estudio de Pew Research Center, el 68% de la población está a favor de que el gobierno provea seguridad médica a indocumentados afectados por el COVID-19; y sólo el 37%, cree que el gobierno debería brindar ayuda económica a este sector de la población.