ATENAS (TELEMUNDO ATLANTA).- Este martes, al menos 10 personas murieron a causa de la nueva cepa del coronavirus (COVID-19) en un asilo de ancianos, confirmaron autoridades.

Los pacientes eran residentes del complejo PruittHealth Grandview, ubicado en la ciudad de Atenas, en el condado de Clarke.

Una enfermera del asilo habló con nuestro socio editorial WSBTV, y dijo que ella también adquirió el virus por tener contacto con los residentes enfermos.

Myesha Moore afirmó que fue despedida, presuntamente, por rehusarse a ir a trabajar aún cuando tenía síntomas de COVID-19 y había denunciado la situación en el hogar de ancianos, mucho antes de que ocurriera la ola de fallecimientos.

En un comunicado de prensa enviado a la cadena WSBTV, autoridades del recinto expresaron lo siguiente: "Nos entristece compartir que 10 pacientes de PruittHealth Grandview, a quienes se les realizó una prueba de COVID-19 en las últimas semanas, fallecieron".

Y puntualizaron: "PruittHealth Grandview continúa operando en un estado rojo de código de alerta y ha seguido estrictamente el protocolo mejorado de enfermedades infecciosas".

La causa exacta de muerte de los pacientes aún no ha sido revelada por el hogar de ancianos.

Esta tarde, el asilo restringió el acceso a personal de Grandview y admitió únicamente a personal esencial.

Se espera que, en las próximas horas, PruittHealth emita más información respecto a este caso.