TELEMUNDO ATLANTA.- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, instó a los ciudadanos a "salir a las calles", a pesar de que la tarde de este lunes, se confirmaron 316 casos y cuatro muertes a causa de la nueva cepa del coronavirus (COVID-19) en el país.

En un mensaje publicado en sus redes sociales, el mandatario mexicano aseguró que "los mexicanos, por nuestras culturas, somos muy resistentes a todas las calamidades, siempre hemos salido adelante y en esta ocasión vamos a salir adelante".

Y agregó: "No dejen de salir. Todavía estamos en la primera fase. Yo les voy a decir cuándo no salgan. Pero si pueden hacerlo y tienen posibilidad económica, pues sigan llevando a la familia a comer, a los restaurantes, a las fondas; porque eso es fortalecer la economía familiar, la economía popular".

En días pasados, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, remarcó la importancia de que México implemente acciones inmediatas desde el más alto nivel de gobierno para combatir la propagación del coronavirus.

"[La responsabilidad] no puede ser relegada al sector Salud, pues toca todos los ámbitos de la sociedad. El enfoque del gobierno y de la sociedad es lo que va a detener este virus", urgió el titular de la OMS.

Los amuletos del presidente

El pasado 18 de marzo, el presidente mexicano emitió una serie de declaraciones que también fueron polémicas durante su intervención en la conferencia mañanera, un ejercicio de comunicación de su gobierno, en el que a diario informan sobre los acontecimientos más relevantes de la vida pública del país.

En esa ocasión, López Obrador habló sobre el impacto laboral que tendrá el país en los próximos años y conversó acerca del coronavirus, exigiéndole al pueblo que "no se desgastara con ese tema en específico".

A pregunta expresa de la prensa, el mandatario dijo: "¿Para qué desgastarnos hasta mentalmente? Vamos a vivir con la preocupación y cuando se necesite tener más tranquilidad, (...) y se desate la epidemia, vamos a estar sin defensas, todos débiles. Eso sí nos va a afectar mucho".

En ese momento, el presidente sacó algunas estampas religiosas de su billetera y las mostró a los integrantes de los medios de comunicación. Una de ellas era del Sagrado Corazón de Jesús y la otra era un "Detente", emblema de la iglesia católica que, según la creencia popular, ahuyenta la maldad y la envidia de quien porte dicha imagen.

"Detente, enemigo. Que el corazón de Jesús está conmigo", reza la leyenda de este ultimo amuleto.

La noticia de las creencias del presidente causó furor en los titulares del día siguiente, y provocó indignación inmediatamente en las redes sociales. Hubo quienes tildaron al presidente de "loco" e, inclusive, hubo algunos que exigieron su "renuncia" y la aplicación de exámenes médicos para "conocer el estado mental del mandatario". 

Las cifras

De acuerdo con el informe más actualizado de la Universidad Johns Hopkins, en México se han confirmado 316 casos de infección, de los cuales sólo cuatro ciudadanos se han recuperado.

Con el anuncio del gobernador del estado mexicano de Jalisco, Enrique Alfaro; y una conferencia de prensa del Gobierno de México, este lunes se confirmó la cuarta muerte de un ciudadano a causa de la nueva cepa del coronavirus (COVID-19). 

Según este organismo, la expansión de este brote infeccioso se ha extendido en más de 160 países o regiones, provocando la afectación de más de 350.000 personas y la muerte de más de 15.000 en el mundo.