ATLANTA (TELEMUNDO ATLANTA).- Docenas de llamadas telefónicas por parte de familiares de inmigrantes que se encuentran en el Centro de Detención de Stewart y de algunos internos denuncian supuestas faltas de alimentación. "Los cocineros han renunciado y no quieren trabajar", dijo uno de ellos, "tampoco vemos suficiente personal de la cárcel".

La llamada telefónica de Javier Velazquez a su esposa desde el centro de inmigración de Stewart denunciando que no les han dado de comer refleja desesperación, dice su novia en Atlanta, Lucy Reyes.

Otro interno que llamó a Telemundo Atlanta dijo que los cocineros habían renunciado porque tienen temor a infectarse del COVID-19.

La novia de Javier dijo él fue llevado a recibir atención médica para ser examinado porque presentaba síntomas de coronavirus.

El vocero de ICE dijo vía telefónica que ningún interno estaba contagiado y que no tenían a nadie en cuarentena.

Linsay Williams, vocero de ICE en Atlanta, confirmó que dos de los empleados de la compañía que administra el centro de detención dieron positivo por COVID-19 y fueron retirados de las instalaciones. ICE ha negado la versión que los internos no han recibido sus alimentos, y Williams dijo que los internos sí tienen atención médica.