(TELEMUNDO ATLANTA). A pesar de que los negocios reconocen que los tiempos difíciles no han terminado, muchos buscan maneras de adaptarse a los protocolos de distanciamiento social, y se reinventan, para mantener el trabajo en medio de la pandemia. 

Todo ocurre en medio de una crisis económica que enfrenta Estados Unidos en donde más de 26 millones de personas han perdido su empleo.

Tras meses de permanecer cerrados por la pandemia del COVID-19, la fase de reapertura es un reto para los restaurantes, no solo por las pérdidas económicas y las nuevas medidas de seguridad, sino también, por la reducción en el número de clientes.