ATLANTA (TELEMUNDO ATLANTA).- Una de las medidas más estrictas que impuso el gobierno de Georgia tras la propagación del COVID-19 en la entidad, fue la orden ejecutiva "Shelter In Place" o "Refugio En El Lugar", que consiste en no salir de casa a menos que cuente con un trabajo esencial o necesite comprar, exclusivamente, comida o medicamentos.

Debido al distanciamiento o aislamiento social, se ha generado otra crisis en Georgia. Se trata de la violencia doméstica, cuyos casos han aumentado hasta un 15% en el área de Atlanta durante las últimas semanas, según declaraciones del mandatario estatal, Brian Kemp.

En entrevista con Telemundo Atlanta, Samantha Macedo, integrante de la organización Alianza en Contra de la Violencia Doméstica, dijo que "debemos estar conscientes que las medidas preventivas como 'Quédate En Casa', no son reglas fáciles para este tipo de víctimas". 

Y puntualizó: "Las víctimas, al estar conviviendo por tanto tiempo en espacios tan pequeños [con su agresor], han decidido emitir órdenes de protección". A todas ellas, "les decimos que pueden acercarse a nosotras, tenemos trabajadoras que hablan español y pueden explorar cuál es el plan de seguridad que funcionaría más para la persona afectada".

Macedo aseguró que, algunas de las recomendaciones para no sufrir o seguir padeciendo violencia doméstica, son: informar a familiares y amigos dónde se encuentran; buscar un lugar seguro en su hogar, tener un plan de escape y contar con un teléfono celular para marcar a algún contacto de confianza o a un número de emergencia.

Pida ayuda si es necesario (asistencia en Georgia): 1-800-334-2836.