LAWRENCEVILLE.- Rodrigo Piñón López, de 29 años, es uno de los dos implicados en el asesinato de Iván Pastor Vital, ocurrido el pasado 29 de agosto en el hotel Intown Suits de Steve Reynolds Boulevard.

Un video de las cámaras de seguridad que los captó entrando al edificio fue pieza clave para identificarlo a él y a su presunto cómplice.

En la audiencia judicial, el detective H.L. Hegwood del Departamento de Homicidios de la Policía de Gwinnett dio declaró que la víctima recibió dos disparos que le quitaron la vida; uno en el pecho, a la altura de un hombro, y otro en la parte posterior del cuello. Fue este tiro el que le atravesó la espina dorsal.

Hegwood dijo que su interrogatorio, Piñón López acusó a su cómplice de ser quien disparó a Pastor Vital.

El otro sospechoso, un hombre identificado como Julio Cesar Durán de 24 años de edad, sigue prófugo. Es el hombre de unas 230 libras que se ve primero entrando al hotel en el video de las cámaras de seguridad.

De acuerdo con Piñón López, Pastor Vital y Durán tuvieron una discusión que se elevó de tono y terminó en el homicidio.

Los oficiales de la Policía de Gwinnett que llegaron al hotel también recibieron información que una mujer, un hombre y dos niños fueron vistos dejando el lugar a toda prisa.

Horas después, la pareja fue identificada como Geraldy Gómez, de 24 años, y Jonathan González de 26. Ambos furon arrestados el 14 de septiembre en una vivienda al sur del condado de Gwinnett, dijo el detective Hegwood en corte.

Explicó que Gómez y González alquilaron la habitación en el hotel el día del homicidio y permitieron a Pastor Vital y a los dos acusados reunirse ahí para una transacción de compra y venta de drogas.

Geraldy estaba con los dos niños en el baño de la habitación y Jonathan había salido del edificio cuando los dos señalados entraron al lugar. Rodrigo Piñón le dijo al detective que tanto Pastor Vital como Durán sacaron sus armas y se apuntaron entre ellos, pero luego Iván recibió los disparos.

Los investigadores llegaron al lugar y no encontraron la supuesta arma de Iván, pero si encontraron un arma de Jonathan sobre un refrigerador, la cual no había sido descargada. Rodrigo dijo que el arma que tenia se la robó una persona que las autoridades no han localizado.

Durante la investigación los detectives se percataron que las pertenencias de la víctima, una mochila negra, entre otras cosas, se las llevó Rodrigo. En ella supuestamente había metanfetamina valorada en 40 mil dólares y heroína valorada en 70 mil dólares.

Geraldy y Jonathan huyeron del edificio cuando ocurrió el asesinato porque sobre ellos pesaba una orden de captura por otros delitos. Ellos enfrentan otros cargos no relacionados al asesinato, pero relacionados a la posesión y tráfico de drogas. A ambos se les fijó una fianza de $650 dólares.