Aumenta el índice de homicidios en DeKalb

DEKALB.- Los habitantes de un vecindario del condado de DeKalb viven con el miedo de "perder la vida" debido a un incremento en los homicidios en el área. A lo largo de Central Drive, muchas personas tienen algún testimonio sobre la violencia.

Un joven cree que está a salvo porque es amigo de una pandilla. Una mujer recuerda haber mirado por la ventana trasera para ver un cadáver y agradecerle a Dios que la víctima no era alguien que conocía. Una madre teme que las balas perdidas le quiten la vida a sus hijos.

"En realidad estoy en el proceso de mudarme porque es horrible aquí", dijo Carla Torres, cuya hija está cursando la secundaria.

El área alrededor de Central Drive, una concurrida franja de 2.5 millas de desarrollo comercial y residencial y el hogar de Stone Mountain High School, ha sido asediada por el crimen durante mucho tiempo. En 2017, dos miembros de la famosa pandilla “ganster disciples” fueron condenados por asesinato y sentenciados a cadena perpetua sin libertad condicional por un tiroteo ocurrido en 2015 que dejó a tres personas heridas y otras tres muertas. Dos de los tiroteos no fatales ocurrieron en Central Drive.

Números de homicidios en aumento

Los vecinos de Central Drive dicen estar frustrados por el aumento de homicidios en el condado. La policía está desconcertada. El Departamento de Policía del Condado de DeKalb es la única de las agencias más grandes del área metropolitana de Atlanta que experimentó un aumento dramático en el número de homicidios en 2019.

Al 10 de junio, el departamento había atendido 61 homicidios en 2019. Cuatro casos ocurrieron en Central Drive, una concentración más alta que otras áreas del país. El departamento había registrado 43 homicidios en todo el condado en el mismo periodo el año pasado.

El Departamento de Policía de Atlanta, que atiende a casi la misma cantidad de residentes que el departamento de DeKalb, ha registrado 42 homicidios hasta el 10 de junio, más que los 38 de 2018.

Autoridades buscan soluciones

El director ejecutivo de DeKalb, Michael Thurmond, dijo que está muy preocupado por el aumento y que ha estado trabajando en una variedad de medidas para reinar la violencia en la comunidad.

Tiene la esperanza de que lo peor haya terminado desde abril, cuando el pico de 2019 alcanzó su punto máximo. En el mes de abril hubo 20 homicidios, lo que lo convierte en el mes con más fatalidades en DeKalb en los últimos cinco años.

La policía no ha podido explicar qué causó el aumento. Una guerra de pandillas sería una explicación lógica a considerar, ya que tales peleas han provocado repentinamente sangrientos periodos, pero los funcionarios no creen que la actividad de pandillas sea la causa.

"Lo que es tan desconcertante", dijo Thurmond, "es que no hemos podido establecer ninguna conexión. Estos son actos individuales ".

Los datos proporcionados por los funcionarios del condado muestran que el 65% de las víctimas de 2019 conocían a su atacante, un factor que sin duda ha ayudado a la unidad de homicidios a registrar una tasa de 87% en la resolución de casos. La tasa nacional de resolución de casos de homicidios suele ser más del 65%. 

Comunidad y policía se unen para terminar con la violencia

Los homicidios han disminuido en las últimas semanas. El condado está tomando un "enfoque holístico" para frenar la violencia, dijo Thurmond.

Por ejemplo, el condado se está asociando con Grady Memorial Hospital en un programa que aborda la violencia con armas de fuego como un problema de salud pública. También está trabajando en "Connect DeKalb", una iniciativa que utiliza cámaras de seguridad en todo el condado para ayudar a la policía a resolver y prevenir el crimen.

La administración de Thurmond pretende contratar a 60 nuevos oficiales este año y está impulsando programas para ayudar a los jóvenes a encontrar trabajo con la esperanza de disminuir el comportamiento criminal. Los oficiales también están llevando a cabo más reuniones con los residentes para alentar la cooperación entre la comunidad y la policía.

"La población son los ojos y oídos de lo que sucede en sus comunidades, y eso es lo que necesitamos", dijo el Mayor Mears. "Cuando tenemos una buena relación de trabajo con ellos, es cuando se ven muchas disminuciones en los delitos".

A pesar de los esfuerzos de las autoridades, algunos residentes les preocupa que la policía no tome suficientes medidas preventivas.

"No he visto ningún cambio", dijo Torres, la mamá que está tratando de alejarse. Dice estar preocupada por los asesinatos y por las peleas en la escuela de su hija, Stone Mountain High, que se encuentra en Central Drive.