(TELEMUNDO ATLANTA).- Debido a las medidas de confinamiento por la pandemia del COVID-19, el consumo de bebidas alcohólicas se ha disparado en más del 40%.

Y es que la contingencia sanitaria ha aumentado la ingesta de bebidas embriagantes, debido a múltiples factores tales como la falta de empleo, la escasez de dinero e, inclusive, la ausencia de comida en el hogar.

Sin embargo, organizaciones como San Fernando Valley Partnership brindan servicio a personas con problemas de adicciones e, inclusive, hay amigos o familiares que refieren a sus seres queridos a este centro para erradicar esas malas prácticas.

Si bien los antros y bares del área están cerrados, muchas licorerías operan con normalidad la venta de bebidas alcohólicas, lo cual perjudica mucho a las personas que están tratando de abandonar este vicio.