Personaje del movimiento a favor de los inmigrantes en Georgia, falleció la noche del lunes a los 84 años de edad.

De raíces judías y polacas, Teodoro Maus Reisaum, nace en la Ciudad de México el 15 de diciembre de 1934. Hijo de Marcos Maus un hombre de negocios, que junto con su esposa Celia, salieron de su patria por la segregación racial en la Europa previa a la Segunda Guerra Mundial.

De ahí que, pese a tener una posición desahogada económicamente, el interés del joven Teodoro por las causas sociales y humanitarias, le venían de familia, ya que dichos valores le fueron inculcados a él y a su única hermana Josefina.

Cuando Teodoro entraba a la adolescencia en 1947, su padre lo envía a la Academia Naval en Nueva Jersey, a fin de que aprendiera algo de disciplina, ya que era de carácter rebelde.

Arquitectura y arte: sus primeras pasiones

En 1952 con 18 años, Teodoro vuelve a México e ingresa a la Facultad de Arquitectura de la Universidad Nacional Autónoma de México, donde obtiene su título y ocupa puestos académicos hasta 1969.

Su pasión por la pintura lo impulsó a seguir sus estudios de arte en Nueva York y posteriormente en París. Sin embargo, su vida tomaría otro giro que lo llevaría primero al cine y luego a la política.

En 1976, Teodoro Maus ingresa a la producción cinematográfica en tiempos en que Margarita López Portillo, hermana del entonces presidente de México, dirigía los medios de comunicación del Estado. No obstante de que a principio tuvo fuertes roces con ella. Aún así, Teodoro participó en la dirección artística de algunas producciones.

Su incursión en la política y la diplomacia

En la década de los 80’s, su vinculación con el arte y la cultura, llevan a Teodoro Maus nuevamente a la Gran Manzana, pero esta vez como agregado cultural en el Consulado General de México en Nueva York, y más adelante en la misión permanente de la ONU, con lo que inicia una carrera diplomática que años más tarde lo traería a Atlanta.

La llegada de Teodoro Maus como Cónsul General de México en Atlanta, se da en el periodo en el que la capital de Georgia experimenta el mayor impulso a su crecimiento por la realización de los Juegos Olímpicos de 1996. Y cuando la urgencia de tener a tiempo todos los escenarios requirió de la ayuda de inmigrantes hispanos.

En ese tiempo también crea el llamado Instituto de México, una instancia separada del consulado el cual promovió la cultura mexicana a través de varias actividades y eventos. Las celebraciones de “El Grito de Independencia” y de el “Día de muertos” en Atlanta fueron impulsadas por Teodoro Maus en sus días de cónsul.

Deja la diplomacia y entra al activismo social

Durante su gestión como representante diplomático, Teodoro Maus se involucra en la problemática de los inmigrantes en el sureste de los Estados Unidos, a tal grado que una vez que deja el cargo en 2001 decide permanecer en Atlanta y tomar acción en la reivindicación de sus derechos.

Junto con varios activistas entre los que destacan, Adelina Nicholls y el pastor Julián Herrera, entre otros, se crea la Coordinadora de Líderes Comunitarios, que en el 2006 organiza la primera gran manifestación de inmigrantes en Georgia, cuando los primeros gobiernos republicanos en el estado en más de un siglo, presentaron una serie de iniciativas de ley en contra de los indocumentados.

Un año más tarde, en 2007 y a consecuencia de este movimiento, la organización se transforma en la Alianza Latina de Georgia por los Derechos Humanos (GLAHR por sus siglas en inglés), de la cual Teodoro Maus fue su presidente y fundador.

Bajo el liderazgo de Teodoro Maus, GLAHR se convirtió en el primer referente de los indocumentados al momento de necesitar ayuda, y de ser vocero de la comunidad hispana cuando se aplicaban políticas en contra de los inmigrantes.

La radio comunitaria en español, la última de sus pasiones

En ese mismo año, Teodoro Maus se incorpora al primer intento de radio hablada en español en Georgia con el programa “GLAHR Informa”, a través de “hablemosAtlanta.net”. Estación de la que asume su dirección en 2011 y se transforma en “Radio Información”, la cual estuvo al aire y en línea hasta el pasado 1 de noviembre de 2019.

El deterioro en su estado de salud, lo hacen retirarse poco a poco de sus actividades comunitarias, primero deja la presidencia de GLAHR en el 2012, y dedica los últimos años de su vida a impulsar Radio Información y su programa “Hablemos con Teodoro”, en el cual abordaba la problemática de los inmigrantes y otros temas de política en los Estados Unidos.

La última intervención al aire fue en julio del 2019, cuando su condición médica se complica y permanece en su domicilio hasta su fallecimiento.

Hasta ahora, sus familiares han pedido se respete su privacidad, aunque ha trascendido que sus restos serán enviados a la Ciudad de México.