Georgia Power pugna por aumentar el importe de su servicio; los clientes no están tan de acuerdo

(TELEMUNDO ATLANTA).- La empresa Georgia Power dijo a los comisionados encargados de regular el precio de los servicios que es necesario pasarle el costo de sus mejoras a los clientes a través de un incremento de precio de la energía eléctrica.

La compañía duplicó la solicitud original para recaudar alrededor de $2.2 mil millones más durante los próximos tres años.

Es decir que, en promedio, cada cliente residencial pagaría unos $10 más por mes.

En una comparecencia esta semana ante los reguladores estatales, la empresa de servicios públicos se excusó diciendo que necesita más dinero para cubrir el aumento de sus costos de operación, aunque también debe sufragar el importe por la construcción de la planta nuclear Vogtle, que se quedó muy por encima de su presupuesto original.

"Creo que cualquier persona racional preferiría, dada la opción, pagar menos, pero a fin de cuentas, creo que los clientes respaldan que hayamos brindado un servicio de alta calidad a lo largo de los años, reconociendo que los costos han subido", dijo David Poroch, Director financiero de Georgia Power en la audiencia.

Sin embargo, algunos residentes se expresaron en desacuerdo, como Gloria Hayes, una mujer de la tercera edad quien dijo que su factura actual asciende a $ 100 al mes y que los $10 adicionales le serían difíciles de pagar con una pensión limitada.

La compañía matriz de Georgia Power, Southern Company, obtuvo más de $2 mil millones en ganancias en 2018. Como empresa regulada, la Comisión de Servicios Públicos de Georgia le permite un cierto porcentaje de ganancias. Ese rendimiento sobre el nivel de capital también está en consideración en esta solicitud de aumento de la tasa.

Poroch dijo que la compañía necesita continuar obteniendo una cantidad comparable de ganancias para mantener la eficiencia y mantener la calificación crediticia de la compañía, agregó, “Si las ganancias de la compañía fueran recortadas, amenazaría la salud financiera de Georgia Power".

Argumentó que el negocio sería menos eficiente, su calificación crediticia probablemente se rebajaría, los fondos mutuos y los fondos de inversión podrían no comprar acciones de Southern Company y el acceso al capital sería mucho más difícil.