CUMMING (Telemundo Atlanta).- Una adolescente y su madre buscan recuperar el tiempo perdido. La vida les ha dado una segunda oportunidad y se niegan a echarla a perder.

Madre junto a hijos

Kadisha Montanez recibía rutinariamente visitas de sus tres hijos durante su tiempo como reclusa hasta que un día Cynthia, su hija pequeña no estuvo en la visita. Su padre se la había llevado y nunca la regresó a sus abuelos.

Kadisha Montanez vivió una década con la incertidumbre más grande que una madre puede sentir: el vacío de un hijo. Montanez vió a su hija Cynthia Miranda por última vez en el 2009. Mientras se encontraba fichada en la cárcel, sus padres le traían a sus tres hijos hasta que una tarde, los abuelos llegaron sin su nieta menor. Su padre, se la había llevado y nunca la regresó.

Hoy, a pesar de vivir ajena a su familia por 10 años, Miranda guarda muy de cerca los recuerdos durante los primeros 5 años de su vida acompañada por sus abuelos, sus hermanos y su madre. De esta última, lo más que recordaba era el lunar entre sus cejas.

De Georgia a Nicaragua

“Mi papá se casó cuando yo tenía 6 años y yo siempre sentí que no pertenecía en esa casa”, dijo Miranda. De acuerdo a la joven de 15 años, un día la familia decidió enviarla a Nicaragua con la mamá de su madrastra.

Allí vivió por un tiempo con ella, pero al someterse a más comportamientos abusivos en su contra, Miranda decidió acudir a las autoridades en Nicaragua y a las familias de sus amistades, hasta que por fin encontró un hogar. Allí estuvo 2 años. Miranda recuerda que un día, una monja llegó con una curiosidad que le cambiaría la vida.

El abrazo más anhelado por 10 años: madre de Georgia encuentra a su hija en Nicaragua

Una adolescente y su madre buscan recuperar el tiempo perdido. La vida les ha dado una segunda oportunidad y se niegan a desperdiciarla. 

 

“Ella le preguntó a la gente del hogar, “esa niña no tiene rasgos nicaragüenses, ¿de dónde es?” , recordó Miranda. “Fue entonces cuando buscaron a mi mamá por Facebook”.

Miranda dijo que temía buscar a su madre en las redes sociales, sobre todo por los cuentos que le había hecho su padre sobre su madre. “Yo no sabía qué esperar”.

Finalmente ambas recibieron el abrazo que tanto anhelaban un 29 de octubre.

Una segunda oportunidad

Madre e hija se reencuentran

Cynthia Miranda pasó los últimos 10 años de su vida pensando que su madre la había abandonado. A pesar de que ve a su padre como la persona responsable de este vacío, la joven de 15 años dice que no guarda rencor contra él.

Ahora, ambas se encuentran recuperando el tiempo perdido. “Nunca te dejé de amar, nunca te dejé de buscar, nunca te dejé de pensar y ahora que tengo nunca te voy a dejar”, le dijo Montanez a su hija Miranda.

La familia ha iniciado una cuenta de recaudación de fondos para aliviar los gastos de tutorías. Miranda iniciará su currículo académico en agosto de 2020, una vez termine varias sesiones de tutorías para actualizarla con el sistema educativo del estado.

A pesar del giro que ha tomado su vida y los momentos de más preguntas que respuestas, Miranda dijo que no guarda rencor por su padre y que lo perdona a pesar de que no ha sabido de él hace más de 2 años.